frases

jueves, 22 de mayo de 2014

Cicindela campestris padece electrosensibilidad: #EEVwifi (cuarta parte)

Continuación de la tercera parte.

Una señora electrosensible

En realidad no es la misma señora que la que tratamos en aquellas cuatro entradas de este mismo blog. Os las recuerdo.
En la primera introdujimos la historia de la enfermedad esa de la electrohipersensibilidad, contando la historia de la señora aquella que supuestamente padecía la enfermedad. Otro reportaje, por cierto, de Televisión Española. 
En la segunda explicamos lo que son las ondas electromagnéticas haciendo hincapié a las diferencias entre ionizantes y no ionizantes.
Y en la cuarta desmontábamos las tonterías relacionadas. ¿Lo recordáis?

Porque esta señora del video (a partir del minuto 22) hace exactamente lo mismo que aquella. 

La electrosensible con su ordenador
y su teléfono inalámbrico.
Captura de pantalla de la web. TVE.
Pero aparte de todo esto, voy a añadir un pequeño apunte. Y no. No voy a decir que durante la entrevista (23:20) esté delante de un ordenador y al lado de un teléfono inalámbrico en su despacho, aunque eso de base ya tiene tralla. Vamos con algunas cosillas que nos exponen en esta entrevista.
  1. «Quienes sufren de "electrosensibilidad" viven parapetados.»
  2. Los síntomas son «dolor de cabeza, dificultad para concentrarse o agotamiento»
  3. «Es muy difícil encontrar una persona que no va, como nosotros decimos, armada»
  4. «te va a producir a la larga Alzheimer» (sic. 24:08)
  5. Si va a un sitio nuevo lleva siempre su aparato medidor de ondas malignas porque «si no no sé cuándo voy a enfermar» (sic.)
  6. «Esa antena que está a 300 metros que es bastante lejos pero es "mu" potente, en esta esquina no me puedo parar», pero no hay problema con quedarse, por ejemplo, detrás del edificio (donde a la antena no la ve, aunque sigue estando ahí).
  7. El metro está prohibido porque «la radiación es muy intensa, se concentra allí dentro (...) como un horno de microondas
Bien.
De todo esto, solo se pueden sacar dos conclusiones.

La potencia de 680 teléfonos móviles
funcionando a máximo rendimiento
en una simple caja de metal.
La primera la voy a hacer respecto a la comparación del horno microondas. Sabiendo que un teléfono móvil transmite a un máximo de 2W, mientras que un horno microondas puede alcanzar los 1000W. Y además teniendo en cuenta también el hecho de que el horno emite a una frecuencia de 1,8GHz mientras que el horno microondas lo hace a 2,45GHz (que es 1,36 veces la del móvil). Y sabiendo el hecho de que un vagón tiene un tamaño muy superior al de un horno microondas, y la intensidad recordemos que se reduce en el cuadrado de la distancia.  Un simple cálculo nos indica que necesitaríamos para obtener la misma energía la friolera de 680 teléfonos móviles funcionando a la vez a una distancia menor de 10 centímetros de la cabeza de la señora.

Pero bueno. Aparte del absurdo del microondas, todos los demás datos nos demuestran la segunda conclusión: una respuesta hipocondríaca producida por una grave tecnofobia. Lo digo en serio. Revisad las seis premisas una a una desde esa perspectiva. ¡Todo encaja! Si no lo veo, no me hace daño. Todo, menos lo de que cause Alzheimer. Eso, supongo que la señora tendrá algún estudio científico que no ha publicado aún.

Otro aspecto a tener en cuenta son algunas preguntas que se me antojan después de esto. ¿Recordáis cuando aún había televisión analógica y había que sintonizarla? Aparecían unas siglas que representaban la banda en el espectro de ondas de radio en el que te estabas moviendo. ¿Recordáis las UHF? Pues esa banda operaba entre los 300MHz y los 3GHz. La telefonía móvil funciona en UHF. Es decir, que esa radiación no es ni de lejos nueva. Se viene utilizando en televisión desde hace unas cuantas décadas ya.

Por otro lado, y ya que estamos haciendo cálculos, se me ocurre otra cosa. ¿Y el sol?

La mayor fuente de radiación
electromagnética de nuestro
sistema solar. A su lado un teléfono
 móvil es insignificante.
Esa enorme bola de plasma que tenemos en el cielo nos está aportando la friolera de 2W/m2 sólo de radiación infrarroja. Eso es lo que llega al suelo. La misma potencia que la que encontramos cuando estamos a un metro de distancia de un teléfono móvil en funcionamiento a máximo rendimiento, pero de una frecuencia (agárrate los machos) de 100THz. Esto es, más de 55 000 veces más energética. Y eso sin contar con la luz visible que nos llega, y la radiación ultravioleta.

Esto significa que la energía que el sol, solo en espectro infrarrojo, te proporciona en un solo minuto es más de 55 000 veces superior a la que te proporciona un teléfono móvil a máxima potencia durante el mismo tiempo. Sabiendo además que los teléfonos móviles habitualmente trabajan a una potencia muy inferior (0,5W), ésta diferencia se multiplica por cuatro. 

Es decir. La misma energía nos proporciona el sol sólo en el espectro infrarrojo en un minuto que la que nos proporciona el móvil en linea y en un funcionamiento normal durante cinco meses. ¡Y eso sólo en el infrarrojo! que la luz visible es cientos de veces más energética, y la ultravioleta lo es miles.

Fotografía a luz visible e
imagen de la emisión infrarroja
de una persona
Algo parecido podríamos decir de nosotros los humanos. Siguiendo la Ley de Stefan-Boltzmann, un ser humano medio que se encuentra a unos 36ºC emite del orden de 52W/m2, a una frecuencia de 6THz. Sí, ya se que parece raro que una persona emita más que el sol... y no es así. Al hablar del sol estábamos jugando con dos cosas: 1. Lo que nos llega (recordad que la energía recibida se divide por el cuadrado de la distancia) y 2. Que solo estábamos teniendo en cuenta el espectro infrarrojo.
Teniendo en cuenta estos datos, estar a un metro de una persona viva te proporciona tanta energía como estar a un metro de 85000 teléfonos móviles funcionando.

Si su problema fuera real, no podrían salir a la calle. No podría rozarles el sol. No podrían acercarse a una persona.

A funcionar con menos potencia

El programa concluye (minuto 26 a final) con un señor que nos dice que la telefonía móvil podría funcionar con menos potencia de la que está funcionando ahora.

Existe un problema a esto. Si aplicas una menor potencia, la cantidad de energía (y por tanto de información) que puedes transmitir también es menor. Eso conlleva una menor calidad en el servicio de comunicaciones (y no, ninguna compañía de telecomunicaciones me está pagando nada). ¿Cuál sería la solución a esa calidad defectuosa? Una mayor cantidad de antenas en activo. En realidad la red funciona igual de bien con una antena emitiendo a 10, que diez antenas emitiendo a 1. Es cuestión de matemáticas.

Cada antena de telefonía tiene unos costes de instalación y mantenimiento que repercuten en los precios de los consumidores. Cuantas más antenas coloques, más dinero costará montar y mantener las instalaciones. Y más caro será el servicio.

Y eso teniendo en cuenta, además, que poco importa en realidad que haya 10 antenas emitiendo a 1, o que haya 1 emitiendo a 10. A excepción de las personas que viven muy muy cerca de las antenas, el resto de la población recibirá la misma cantidad de radiación.

Y de todos modos, como hemos descubierto a lo largo de los artículos, ninguna radiación a la intensidad a la que está permitido emitir (y las emisiones reales están de lejos muy por debajo de los máximos permitidos) causa daño alguno en los sistemas vivos.

Finalizará en la quinta parte.

1 contribuciones:

Julio Plaza dijo...

Pues fíjate, que cualquier compañía estaría encantada de poder hacer un móvil que usara menos potencia! Si no la necesitara para emitir información, la batería duraría más (¿Nadie se ha quejado nunca de lo poco que duran las baterías?)

O puede usar esa potencia para meterle más pijadas al móvil, un procesador mejor, un sistema operativo mejor... etc...

Y por último, podría presumir de emitir menos radiación que la competencia. Aunque no haya base científica, si hay gente demanda menor potencia de emisión del móvil, y lo ofertas, tienes mercado. Ganas pasta.

Y la prueba de lo que digo es la primera parte del documental y de tu crítica, donde la azafata hablaba de lo mala que era la radiación "yesem" (GSM), y que era mejor usar un convertidor a bluetooth, que esa no es mala (a pesar de estar en el mismo rango de frecuencias que la GSM). "Radiación es mala, pero nosotros vendemos paratos de radiación buena"

El argumento económico que la PECCEM usaba en twitter, simplemente se vuelve contra ellos!

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.