frases

viernes, 24 de octubre de 2014

La falsa improbabilidad de la evolución

Hoy os presento el cuarto video de mi nuevo videoblog, que poco a poco va ganando seguidores. En esta ocasión toca el primer capítulo de la nueva serie «desmontando argumentos creacionistas», con uno de los argumentos más famosos.

¿Es cierto que la evolución de organismos complejos a partir de otros más simples por meras variaciones producidas por azar es muy improbable?

¿Cómo puede un conjunto de características sencillas asociarse en un organismo mucho más complicado solo por casualidad?



En el video se menciona un artículo, cuya referencia bibliográfica es ésta: Quastler, H. 1964 — «The Emergence of Biological Organization». New Haven and London, Yale University Press.

Si os gusta no ovlidéis hacer click en el pulgar verde, y si os gusta mucho, suscribíos.


viernes, 10 de octubre de 2014

La planta que NO cura el ébola

Ébola
Actualmente hay una gran cantidad de información en internet sobre el ébola. Es un tema que se encuentra en boca de todos, y si bien mucha de la gente que habla sobre el tema en realidad nunca han oído hablar de lo que es un Filovirus, y los ciclos lítico y lisogénico le suenan a literatura del siglo XVIII, automáticamente se han convertido en verdaderos expertos en virología y epidemiología. Todo el mundo parece hoy en día tener todos los conocimientos virológicos, epidemiológicos y protocolarios sobre la epidemia. Y muchos de ellos están profundamente confundidos.

Yo no soy ningún experto.

Yo de virología sé tanto como cualquier licenciado en Biología. Es decir, lo que se aprende en la carrera. Eso, y lo poco que he ido aprendiendo por mi cuenta a título posterior.

En temas de epidemiología sí que estoy más entrenado, porque realicé un máster de valoración de riesgos naturales que, entre otros muchos temas, tenía una parte dedicada a temas relacionados con la salud pública. Pero no soy un epidemiólogo, ni mucho menos.

Mis conocimientos acerca de los protocolos son similares: lo que aprendí a lo largo de la licenciatura y del máster —especialmente el máster— y lo que me he informado leyendo en las páginas de la CDC y la OMS.

No. Yo no soy un experto en ébola. Ni mucho menos.

Pero sí que sé dónde buscar. En artículos científicos.

De hecho, la mayor parte de lo que sé —que reconozco que no es mucho— lo he aprendido leyendo los artículos científicos y los protocolos existentes. Ni más ni menos. Algo que cualquier persona con una mínima formación científica podría hacer.

Como he dicho, hay muchísimos sitios que hablan del ébola —la mayoría de ellos desde una ignorancia mayor a la mía— y mucha diversidad de opiniones al respecto. ¿La culpa es de la paciente o es el protocolo el que está mal? ¿Ese perro tenía que sacrificarse o había que mantenerle con vida? ¿Tenía valor científico?...

En realidad todos sabemos, aunque muchos no lo quieran reconocer, que el desencadenante de todo lo que ha ocurrido fue haber traído dos veces a un país virgen un patógeno de una peligrosidad elevadísima y con una letalidad del 86%, corriendo riesgos innecesarios —incluso anunciando ausencia de riesgos—, y por tanto, la culpa de esta situación no es de nadie más que de las personas responsables de que ese virus haya viajado, en contra de toda recomendación epidemiológica.

El tema del perro ya no importa mucho. Mi opinión personal era que lo óptimo hubiera sido trasladarlo a un NCB4 y estudiar el comportamiento del virus; sin embargo, la decisión que han tomado, aunque sea una pérdida para el conocimiento científico, no me ha parecido descabellada.

Pero no he venido a contar lo que ya he contado en mi artículo «Emergencia de ébola en España: luchado contra la desinformación». Si queréis que os hable de esas cosas, entrad y leed. Lo que quiero expresar hoy aquí sí que se acerca mucho más a uno de los campos en los que más especializado estoy. Hoy voy a escribir, una vez más, sobre farmacognosia —es decir, de plantas medicinales—.

Hace no mucho ha salido a la opinión pública un señor llamado Josep Pamies, agricultor, en una entrevista de la que mucha gente está haciéndose eco, y publicándolo también en su blog personal, afirmando algo tan extraordinario que el ébola se puede curar. ¿Con qué? os preguntaréis. Con las nueces de una planta llamada Garcinia kola. ¿Qué tiene esto de cierto? Vamos a ver.
Semillas de G.kola

¿Es cierto que la planta Garcinia kola cura el ébola?

No.

El artículo podría terminar aquí y sería correcto, pero supongo que pensaríais que está muy cojo, y querríais que os explicara por qué. Y para ello tengo que hablar de G.kola. Todos los datos que a continuación voy a exponer van a estar adecuadamente referenciados con sus artículos científicos, para que quede claro que no me invento nada, como sí hacen otros.

Es una planta de la familia de las Gutíferas, o Clusiaceae, nativa del África. Allí la semilla de esa planta se ha empleado de forma tradicional para tratar la bronquitis, infecciones de garganta, cólicos, resfriados y la tos, y se le atribuyen propiedades purgantes, antiparasitarias, antimicrobianas y algunos dicen que antivirales (Iwu et. al., 1999).

Pero del uso tradicional y las propiedades atribuidas a un funcionamiento real hay un paso muy importante: la verificación de la eficacia en un ensayo.

En la propia web de Pamies se puede ver un enlace que dice que hay un estudio. El caso es que ese enlace no lleva a un verdadero estudio sino a una simple noticia de la BBC, el cual a su vez hace referencia a un estudio del doctor Maurice Iwu. De entrada, sin buscar, parece evidente que al artículo al que hace la noticia referencia es que yo ya he citado; un artículo que habla sobre los usos tradicionales. A su vez, este artículo indica que hay estudios sobre tales efectos, y cita tan solo un libro del mismo autor: Iwu, 1993. En ese libro no aparece ningún ensayo clínico referido a la planta, y solo aparece una breve mención sin referencia.

Pero si queremos ser escépticos no podemos directamente negar de pleno. No somos negacionistas. Sigamos buscando.

Si buscamos posibles efectos de las semillas de esta planta encontramos una gran cantidad de artículos científicos.

Uno de los efectos que nos encontramos sobre el extracto de esta semilla en la bibliografía científica es el de antioxidante (Okoko, 2009), especialmente a nivel hepático, testicular y espermático, al menos, en ratas (Farombi et. al., 2013). También encontramos que, igualmente en ratas, tiene un efecto antiespermatogénico —vamos, que se producen menos espermatozoides— (Abu et. al., 2013).

Hay más posibles aplicaciones medicinales del extracto de semillas de G.kola, pero vamos a buscar lo importante aquí: sus efectos sobre la enfermedad del ébola. ¿Qué nos encontramos? Ustedes mismos pueden comprobarlo.

El charlatán en cuestión
No existe ningún artículo científico que establezca una relación causal entre la administración de G.kola y el ébola. ¿Por qué no hay ningún estudio? Bien puede ser porque nadie lo ha intentado nunca, o bien porque todos los intentos han sido negativos —y nadie quiere publicar resultados negativos, esto se conoce como sesgo de publicación—. Sabiendo que hay bastantes investigadores que han publicado sobre las propiedades farmacológicas del extracto de semilla de G.kola, y que uno de ellos lleva interesado en el tema del ébola desde 1993, parece lógico descartar la primera de las opciones.

¿Pero y si sí?


De acuerdo. Imaginemos por un momento lo contrario. Imaginemos que existe una planta cuyo extracto de la semilla sea efectiva en el combate contra este virus tan letal. Solo por un momento imaginémonos que así es.

Eso no significa que comiéndote la planta, las semillas de la planta, o una infusioncita, te vayas a curar. No. Ni mucho menos.

Lo que cura en una planta es una molécula o un grupo de moléculas. Éstas reciben el nombre de «principios activos» y es lo que forman después los medicamentos. Más de un 30% de los medicamentos que conocemos hoy en día proceden directamente de plantas, y muchos más son moléculas basadas originalmente en principios activos de plantas. Ejemplo de esto es sin ir más lejos la aspirina, ácido acetil-salicílico basado en el ácido salicílico, compuesto que se produce a partir de la salicilina, que se obtiene de la corteza del sauce blanco (Salix alba).

Pero eso no significa que chupar la corteza de un sauce se nos vaya a pasar el dolor de espalda.

En una planta, la concentración de principio activo puede ser variable, igual que tú, lector, no tienes la misma cantidad de colesterol en sangre que la que tengo yo. Al ser sistemas vivos, la cantidad de principio activo puede fluctuar. Y hay muchos factores que pueden hacerlo fluctuar.


  • La hora del día. Un compuesto que se evapora fácilmente tendrá menos presencia en la planta a mediodía, con el sol dándole a tope, que por la noche, momento en el que la planta ha podido sintetizar más y no se evapora tanto.
  • La climatología. Procesos como el viento puede producir un incremento de la evapotranspiracion de la planta y favorecer la evaporación de principios activos volátiles; o la lluvia, que por arrastre, puede eliminar parte de los principios activos.
  • El nivel de estrés. Una planta estresada, por ejemplo, por la presencia de parásitos o depredadores, se defenderá más agresivamente; los principios activos son, en su mayor parte, sistemas moleculares de defensa; una planta que se ve atacada por animales suele producir más cantidad que una que nunca se estresa.
  • La calidad del suelo. Igual que tu cantidad de colesterol en sangre depende en parte de tu dieta. En este caso es importante también la contaminación, que perjudica.
  • El momento del año. Un principio activo que se produce en las hojas tendrá un momento de máxima concentración cuando las hojas estén en su óptimo, normalmente en primavera, y caerá a medida que las hojas se marchiten. Uno que se encuentre en la raíz tendrá su máxima concentración de principio activo cuando la planta almacene todo en esa raíz, generalmente en invierno. Esto depende del tipo de principio activo, de dónde se encuentre y de la fenología de la planta.
  • Etc.
Es decir. Que de forma general una hoja de eucalipto cogida al amanecer, un día seco a principios de verano, de un eucalipto fuerte pero que se vea atacado de vez en cuando por depredadores (o simplemente podado), tendrá mucho más eucaliptol —este es el nombre del principio activo principal de esta planta— que una hoja cogida a media tarde durante una lluvia, en otoño, y de un eucalipto débil, al lado de la carretera, y que nunca ha sufrido el ataque de animales.

Como las plantas son tan variables en este tipo de cuestiones, cuando tú te haces una infusión o una decocción de algo, no tienes ni la más remota idea de cuánta cantidad de principio activo te estás metiendo en el cuerpo. Cuando lo haces con plantas que son relativamente inocuas, y los problemas que pretendes solucionar son leves, no hay problema. Lo mejor que te puede pasar es que consumas suficiente principio activo como para que te cure, y lo peor es que no llegues a la dosis mínima efectiva, y no te haga nada. 

El problema viene cuando usas la planta para curar una enfermedad grave, o cuando la planta tiene una dosis tóxica relativamente baja.

Es en esos casos cuando hay que tener especial cuidado con las plantas que se consumen. Y es donde entra el tema en cuestión.

Por ejemplo, la digoxina es un glucósido que se emplea en pacientes que sufren problemas cardiacos; si usáramos infusión de flores de dedalera directamente, nunca sabremos cuánto estaremos administrando, y no solo eso, sino que dado que la DL50 (la dosis letal para el 50% de la gente) es de menos de 4mg/kg (del Monte et.al., 2001), el riesgo de intoxicación es muy elevado.

El procedimiento correcto en estos casos —que no se puede hacer en casa— es realizar un extracto —cada tipo de principio activo y cada parte de cada planta tienen un método— y, de ese extracto, cuantificar la cantidad de principio activo que hay. 
Digoxina.

Una vez has cuantificado la concentración de fármaco de la muestra, la tienes que estandarizar. Por ejemplo. La digoxina se administra en dosis de 250 μg. Es decir, que cada dosis debe llevar exactamente esa cantidad. El procedimiento es, en este caso, realizar el extracto de la planta, y conocer qué cantidad de digoxina hay en ese extracto. Una vez conocemos esa concentración, hay que igualarla en un estándar. Si el extracto está muy diluido, lo concentraremos hasta tener la concentración deseada. Si está demasiado concentrado, lo diluiremos. 

Es después de que ese extracto de la planta esté estandarizado, cuando se dosifica adecuadamente.

La otra opción que tenemos es fabricar la molécula directamente en un laboratorio, claro. Ese proceso es más barato y rápido —por eso la mayoría de las farmacéuticas lo hacen así— sin embargo, no siempre puede hacerse; es necesario conocer la ruta metabólica que da lugar a ese compuesto y también hay que poder replicar esa ruta in vitro, y eso en ocasiones es muy difícil.

Pero es que el «Big Pharma» lo oculta porque...

Si G.kola de verdad funcionara en tratamiento contra el ébola, lo último que harían las farmacéuticas sería ocultarlo. Lo que harían las empresas que fabrican medicamentos sería producir a gran escala un extracto estandarizado y correctamente dosificado, lo que sería por un lado mucho más eficiente y seguro que comer las nueces de la kola amarga directamente, y por otro, una ganancia económica segura para la empresa que primero lo hiciera.

Eso, sin entrar en juicios de valor.

Concluyendo

Aparte de todo esto, la entrevista de Pamies exhibe un charlatanismo muy peligroso, un nivel de desinformación demencial, y una actitud que para mi solo tiene el calificativo de repugnante. Vender humo, aprovecharse del miedo de las personas y vender falsos remedios. Es algo de lo que ya me he quejado muchas veces. Pero mejor, para esto, le paso la palabra al Prof. Dr. J.M. Mulet que ya se ha expresado por mi hablando bien de los «Chatarreros de miserias ajenas».

En resumen, respecto al tema de la plantita de marras.

  • Ningún estudio ha probado nunca que ni la semilla de Garcinia kola ni su extracto curen el ébola
  • No existe ninguna cura conocida que sea eficaz contra esta letal enfermedad
  • Que una planta sea eficaz contra una enfermedad no significa que por comértela te vayas a curar
  • La forma más eficiente de administrar un fármaco es que éste esté correctamente estandarizado, cuantificado y dosificado
  • Si hubiera una cura contra el ébola, las farmacéuticas sí que tendrían negocio; no son tontas.

Leer más...

viernes, 26 de septiembre de 2014

Este es mi Diabloceratops — Video

En la anterior entrada comenté que iba a comenzar un nuevo video-blog en youtube, que estrené con mi suicidio homeopático (curiosa forma de empezar, con un suicidio).

En este segundo video comienzo lo que pretendo que sea una serie de vídeos presentando diferentes figuras, modelos y juguetes de dinosaurios y, quién sabe, tal vez otros animales.

La serie llevará por nombre «Este es mi...» y el primer elegido ha sido... Diabloceratops.

Diabloceratops es un Ceratopsido descubierto en Utah, EEUU, en el año 2002; os presento la figura de la marca CollectA del año 2013.

Así que aquí os dejo con el video. «Este es mi Diabloceratops»


Leer más...

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Suicidio Homeopático — Vídeo

Hoy reestreno mi intención de hacer un video blog de divulgación científica, y empiezo fuerte.

Os adjunto el video del suicidio homeopático llevado a cabo por un servidor en Valladolid, el 12 de julio de 2014. Ya de paso os explico en dicho vídeo qué es la homeopatía.

¿Por qué un suicidio homeopático? Porque tenemos tan interiorizado que un medicamento nunca debe tomarse a la ligera, y qué peligrosas son las sobredosis de fármacos, que es una buena forma de realizar un choque de realidad respecto a la ineficacia de los productos homeopáticos.

Disculpad por la musiquilla cutre de fondo: está grabado en la terraza de un bar cualquiera y es lo que tiene.

Mi agradecimiento a la amable farmacéutica que me vendió el Sedatif PC; seguramente ahora se esté creyendo que me consiguió engañar con éxito. El precio de la cajita fue de 7,10€; un precio de casi 600€ el Kg de azúcar; equivalente al precio de la trufa negra y más del doble que el caviar de Beluga. Es lo único de lo que me arrepiento al hacer esto: dar dinero a alguien que vive de engañar a la gente.

Gracias también a Patry (@Patritritry) que se encargó de la cámara, y a Borja (@Borjacion), que estuvo ayudando.

En el video salen mencionados los códigos de deontología médica y farmacéutica, que podéis consultar.

#NoSinEvidencia.

Leer más...

miércoles, 11 de junio de 2014

Suicidio Homeopático Programado

El abogado Fernando Frías (@FerFrias), autor de «La Lista de la Vergüenza», y el técnico informático y Vocal de la ADC-Murcia Isidoro Martínez, autor del sitio «¿Qué mal puede hacer?» (@qmph_es) nos convocan a un suicidio homeopático.

Podéis leer los artículos escritos al respecto de la convocatoria en el blog de Isidoro y en el de Fernando.

A la convocatoria se unen no pocas organizaciones, asociaciones y órganos de divulgación, entre los que se incluyen, tal y como indica la convocatoria, la iniciativa #NoSinEvidencia, el Círculo Escéptico, la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, el colectivo Naukas.com, el colectivo Hablando de Ciencia, y con el presente artículo queda también clara la participación por parte de este blog, Curiosa Biología, desde el que no solo difundiré la convocatoria mediante este artículo sino que se avisaré de las novedades que vaya recibiendo mediante la cuenta de twitter (@CuriosaBiología) y de Facebook, y ayudaré en lo que buenamente pueda a la organización.
Los caramelitos de la discordia. (Pharma-GDD)

La reivindicación se resume en la oposición a considerar medicamentos y regular como tales a los productos homeopáticos tal y como propone hacer el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, partiendo de la base de que la salud no es un juego, y que ningún acto médico debe llevarse a cabo con supuestos remedios que no tengan una efectividad demostrada, tal y como estipula el artículo 26 del código de deontología médica.

El lema de la convocatoria será #NoSinEvidencia, iniciativa creada por Vicente Baos, Javier Sorribes y Rafael Bravo, y el acto central se llevará a cabo el día 12 de julio a las doce del mediodía en el Paseo del Prado de Madrid, frente a la puerta de la sede del Ministerio mencionado. Además habrá otros «pelotones de suicidio» (tal y como Isidoro los ha llamado en la convocatoria) en otras ciudades españolas, que esperamos, sean anunciadas según se vayan incorporando colectivos.

En esta tienda de caramelitos
por lo menos no te engañan.
(Sweet Pharm)
El proceso es sencillo. Se comprará un supuesto sedante homeopático como Sedatif PC de Boiron® (aunque podría ser cualquier otro, a lo mejor me lío la manta a la cabeza y me busco un fortísimo Coffea cruda 30CH), se consumirá una sobredosis de caramelitos pastillas, por ejemplo, toda la caja, y esperaremos que ocurra lo que debería ocurrir al tomar una sobredosis de cualquier sedante: fallo hepático y/o renal, caer en coma y tal vez morir. Afortunadamente para nosotros, conocemos el resultado de antemano, y sabemos que no será tan sencillo suicidarse; la verdad es que los productos homeopáticos —sea el sedatif, sea el café diluido en 1:1060, o sea cualquier otro dulce golosina gominola producto homeopático— no tienen ningún efecto ni primario, ni secundario, de modo que sabemos que no existe ningún riesgo más allá del derivado de tomar cuarenta pastillitas de azúcar de una sentada. No solo no ocurrirá ni un solo fallo hepático, ni un solo coma ni mucho menos una sola muerte por sobredosis, que sería lo esperable tras consumir una sobredosis de un sedante de verdad, sino que me atrevo a apostar que ninguno de los presentes sentirá ni siquiera un incremento en la tasa de bostezos por minuto. Y lo sabemos no solo porque la homeopatía no funciona, sino porque no es la primera vez que muchos de nosotros nos suicidamos homeopáticamente. Mi primera sobredosis homeopática ocurrió hace ya mucho; lo podéis observar en la columna de la derecha.
¿Serán suficientes todos esos para
suicidarme? (Homeopatía OnLine)

Eso sí, aseguraos que lo que compráis para suicidaros sea un verdadero caramelo chuche producto homeopático —diluciones superiores al 3CH o 6DH—. No intentéis hacerlo con un medicamento de verdad, porque... bueno, porque ya habéis leído los posibles efectos secundarios si se hace con un medicamento. Aseguráos que os suicidáis con homeopatía, y vuestra vida no correrá ningún riesgo.

Si queréis más información, pasaos por las paginas de las convocatorias. Si deseáis colaborar también ellos os dicen lo que habría que hacer, así que, mismo procedimiento. Os pasáis por allí que ellos ya os dicen lo que haya que hacer.

Yo, en lo particular, no sé dónde estaré en esa fecha. Es probable que esté en Alcalá de Henares o en Madrid, tal vez en Valladolid, o quizá en León. En cualquiera de los casos, esté donde esté me suicidaré una vez más.

Nos vemos.

Leer más...

lunes, 9 de junio de 2014

¿Podemos aceptar pseudociencias?

Podemos está en boca de todos. Para bien o para mal.

Cinco escaños en Europa, un eurodiputado científico haciendo declaraciones más o menos afortunadas, grupos que critican, grupos que apoyan... Sin duda alguna, Podemos está de moda en lo que a conversaciones se refiere. Es raro entrar por la famosa red de 'microblogging' y no encontrar cada día varios 'tweets' relacionados con Podemos en tu 'timeline', sigas a quien sigas. Algunos para bien. Otros para mal.

Imagotipo y logotipo de los
defensores de la pseudociencia.
Hoy, Podemos estará también en mi boca, a raíz de un descubrimiento bastante sorprendente. el círculo de Podemos: Terapias Naturales. Aunque ayer ya pregunté, y si bien es cierto que no aparece en la lista oficial de círculos de Podemos, tampoco aparece Podemos Ciencia, que dicen estar en proceso de constitución. Desde su cuenta de 'twitter', @ahorapodemos no se ha pronunciado ni confirmando que ese círculo es oficial, ni descartando

Si ese círculo forma realmente parte del nuevo grupo político, entonces estarán dando pábulo a lo que este círculo defiende; aunque ya hemos visto que hay otros círculos como el mal llamado Podemos Ecología (que debería llamarse Ecologismo) y su posición tecnofóbica e irracional con los organismos transgénicos. Y si en realidad son un grupo ajeno a Podemos, entonces me resulta preocupante que en los pocos días que llevan (se abrió el día 7 de junio de 2014), tengan 277 seguidores en Facebook (consulta el 9 de junio a las 17:47).

De cualquiera de las dos formas, nos encontramos con una comunidad que pretende ser fuerza en un partido político. Pero pretenden más cosas. Vamos a leer.

«Terapias como la Homeopatía, Acupuntura, Medicina Tradicional China, Fitoterapia, Ayurveda, Reiki, Meditación, Yoga, Tai Chi, Chi Kung, Masaje, Reflexoterapia, Alimentación sana y biológica, Alcalinidad y tantas otras terapias maravillosas, de las que disfrutamos millones de personas en España y a las que ahora PODEMOS demostrar nuestro apoyo con un Me Gusta en esta página.
Queremos promover, en un futuro, un referéndum, para preguntar a la ciudadanía si queremos la inclusión de estas terapias en nuestro sistema sanitario»

Es decir. Quieren que la sanidad pública incluya cosas como la homeopatía, la acupuntura, la medicina tradicional china, el reiki o la reflexoterapia. ¿Incluirán en ese «y otras», las flores de Bach o remedios contra enfermedades hipocondríacas como la sensibilidad química múltiple o la 'electrohipersensibilidad'? ¿Querrán un referéndum para la venta de 'orgonites' en farmacias, subvencionado por el Estado?

Ignorando, de hecho, que muchas de esas pseudoterapias tienen tanto de «natural» como un paquete de pan Bimbo. Me pregunto a qué se referirán exactamente con «fitoterapia», aunque, sin miedo a equivocarme, aventuro que no se refieren a una farmacognosia científica.

Una medicina alternativa es aquella que o bien no ha demostrado su eficacia, o bien ha demostrado su ineficacia. Y no solo eso, sino que pretenden que la aceptación de esas pseudoterapias sea, aún ignorándose todo argumento científico, una decisión de «la mayoría». 

Pero las cosas no son tan sencillas.

La ciencia no se rige por democracia, sino por las evidencias. no importa cuánta gente crea que el valor de π sea exactamente 3, tal y como dice la Biblia (1Reyes,7:23). No importa lo más mínimo. Da igual cuánta gente vote. Sería muy útil, los cálculos serían mucho más sencillos. Pero no funciona así. La realidad no obedece a creencias ni a votaciones. La realidad es la que es. La realidad es esa cosa que sigue existiendo, tanto si crees en ella como si no. No importa cuánta gente tenga fe en que la homeopatía cura, o cuántos voten por que la reflexología podal sirva para calmar el dolor de muelas. La realidad no se va a doblegar al deseo de unos cuantos.

Obviamente, dado que no tienen carga de prueba para defender su postura, lo hacen con otros tipos de argumentos. ¿Cuáles?

Nos dicen que hay varios países en Europa que han votado a favor de ese tipo de políticas, como Suiza, Francia o Alemania. Pero eso no significa que sea un reclamo válido. ¿Si los suizos proclaman contra toda evidencia empírica que comer guano de gorrión sirve para prevenir el cáncer de colon, nos tenemos todos que poner a comer guano de gorrión?

Proponen que tiene que haber debate. Pero en la comunidad científica ese debate ya ha concluido. Medicina solo hay una, y es la que funciona. 

Así y todo, siguen insistiendo en el tema de lo «natural». Son el claro ejemplo de quien piensa que «lo natural es bueno», ignorando que también son naturales la cicuta, el cianuro, el tétanos, los cocodrilos o los volcanes.
El tsunami de Japón fue natural.

El caso es que, en cuanto me enteré del tema, empecé a responder, y no solo por mi twitter —donde reconozco que fui agresivo— con el Hastag #PodemosSerMagufos, sino también en su propia página de Facebook, aportando comentarios desde un punto de vista crítico pero respetuoso. Algo que no podré demostrar, porque mis mensajes fueron eliminados de forma casi inmediata y mi perfil bloqueado. Una curiosa actitud que resulta más o menos esperable de ciertas personas o grupos, pero que no encaja con el «paradigma ético» de quienes dicen pertenecer a Podemos.

Es decir.

Me parece correcto que eliminen mensajes que son deliberadamente ofensivos o atacantes en ausencia de argumentos o con argumentos meramente falaces. Yo mismo realizo esa política sobre los comentarios en este mismo blog, a causa de varias visitas de molestos 'trolls' que he tenido, que ante la ausencia de argumentos empleaban el insulto y la descalificación por sistema. Sin embargo, eliminar y bloquear a quien te presenta argumentos sólidos y reales lo considero un acto de censura. Y me sorprende negativamente que un presunto círculo de Podemos utilice la censura como modo de operar.

Eso, y otra cosa. Escasos minutos de mi perdido mensaje al respecto, colgaron un largo post que dividieron en cinco partes, cada una de las cuales voy a destripar a continuación.
«1- Queremos destacar nuestro respeto y agradecimiento a los múltiples y valiosos avances que la ciencia, la tecnología y la medicina nos han aportado en nuestra historia reciente y esperamos que siga evolucionando en un futuro. 
No somos anti ciencia, todo lo contrario, quisiéramos ver destinado un presupuesto para investigación sobre Terapias Complementarias para poder disfrutar, como ocurre en Francia, Bélgica, Alemania, Inglaterra o Suiza, de terapias alternativas en nuestro sistema sanitario. Así lo hemos plasmado en el apartado de Información, gracias a vuestras aportaciones.»
Fomentando la proliferación, empleo y reconocimiento público de pseudoterapias anticientíficas no estáis sino faltando a ese respeto y despreciando a los avances médicos de verdad, no agradeciendo. Ese fomento es anticientífico, porque su defensa vulnera los principios epistemológicos básicos: no obtienen conclusiones a partir de la observación, sino que elaboran las conclusiones y luego amoldan las observaciones tergiversando los datos para que apoyen dicha observación, no sin fabricar hipótesis infalsables ad hoc que carecen de validez científica.
Y las alusiones a otros países no aporta ninguna validez argumental.
«2- En estos países se llaman Terapias Complementarias, porque son complementos, herramientas, que los profesionales de la salud tienen a su disposición para atender a los pacientes con la terapia más adecuada a cada situación, evitando así la sobre medicación automática cuando ésta pueda ser sustituida por terapias sin efectos secundarios.»
Aquí se encuentra una contradicción argumental:  «... son complementos (...) ésta pueda ser sustituida...». Sustituir y complementar son dos cosas completamente distintas. Si estás complementando, no estás sustituyendo. Si sustituyes, no complementas. Por otro lado, un complemento debe tener una utilidad medible, y un sustituto debe presentar, o bien una mayor efectividad a mismo riesgo, o bien un menor riesgo a misma efectividad. Es cierto que las pseudoterapias a las que hacen referencia carecen de riesgos directos (si bien, presentan riesgos indirectos). Pero carecen de efectividad. También carecen de utilidad complementaria alguna. No cumplen con los requisitos ni de complementación ni de sustitución.

Esos riesgos indirectos, por alusión a ellos, suelen suceder a causa del abandono del tratamiento que realmente funciona, y de la pérdida de dinero que supone la estafa en cuestión.
«3- Medicina sólo hay una, la que cura y restablece la salud. Las distintas formas de hacerlo son las Terapias, y existen muchas, y en países del este (China e India por ejemplo) algunas de estas terapias son la primera medicina a la que recurre la gran mayoría de sus ciudadan@s (sic.). En Francia el 80% de la atención pediátrica en los centros de salud estatales es homeopática.»
«¿Sabes cómo llaman a la medicina
alternativa que ha demostrado funcionar?
Medicina.» (Tim Minchin)
No puedo estar más de acuerdo con la primera frase. El problema que se ve aquí (aparte del empleo de una arroba que no comprendo) es que ni la homeopatía, ni la acupuntura, ni la mayoría de técnicas que se defienden son eficaces en curar y restablecer la salud, y por tanto no son terapias, y no entran en la posible catalogación de «medicina». En los países del Este, la esperanza de vida empezó a crecer con la llegada de los antibióticos. Ignoro si el dato sobre Francia es cierto aunque dudo gravemente que así sea. Así y todo, aunque sea cierto, eso tampoco le da validez. En China hay mucha gente que cree que el polvo triturado de cuerno de rinoceronte blanco es afrodisíaco, aunque en realidad el producto es el mismo que si guardas todas las uñas que te cortas y las trituras. Lo único que me indica, si el dato de porcentaje es cierto, es qué país debo tachar de la lista en cuanto a calidad del servicio médico.
«4- Podemos nace para ser un espacio abierto a la ciudadanía, y somos muchas las que nos sentimos decepcionadas cuando Izquierda Unida aprobó una resolución en contra de la Homeopatía y otras terapias alternativas. Así pues, hemos creído ver en Podemos un partido que nos permite agruparnos, a quienes queremos defender el derecho a libre elección de la terapia con la que cuidar de nuestra salud, para, democráticamente, hacer valer nuestra opinión y nuestros argumentos en el nuevo panorama político que Podemos ha abierto.»
«Un espacio abierto a la ciudadanía» no es sinónimo de «un espacio abierto a cualquier tontería». Como decía la frase de aquél que la dijo, «es bueno tener la mente abierta, pero no tanto como para que se te caiga el cerebro». El rechazo de I.U. a la homeopatía y otras pseudoterapias anticientíficas fue un gran impulso en el rigor científico del partido político; podrían hacer lo mismo con sus políticas sobre los organismos transgénicos. En realidad, desde el punto de vista científico, lo deseable es que la política fomente la ciencia y el pensamiento crítico y rechace las supercherías, las supersticiones y las cosas basadas en la fe. I.U dio un paso adelante en ese aspecto. Vosotros habéis dado un paso atrás.
¿Queréis una libre elección de con qué tratar vuestras enfermedades? Eso nadie os lo va a quitar. Pero permitir que estafas y engaños burdos y carentes de evidencia empírica alguna pasen al sistema de sanidad pública es una postura anticientífica y que debe rechazarse.
Estamos de acuerdo en que las opiniones deben ser oídas. Pero el conocimiento científico no se construye con opiniones, sino con evidencias. Y convertir en parte del sector público una estafa como la homeopatía es como volver a colocar los crucifijos en las aulas.
«5- Lo que ha ocurrido esta tarde es que el movimiento autodenominado racionalista científico, llamado en otros foros pseudocientífico o cientificismo, ha lanzado un ataque sobre esta iniciativa, es decir, la mayor parte de comentarios no vienen de gente de Podemos, sino de gente del mundillo pseudoescético. [sic.] Por ese motivo hemos borrado aquellos mensajes ofensivos y faltones y hemos bloqueado sus perfiles. Hemos dejado los mensajes de opinión contraria a esta página, expresados desde el respeto y hemos contestado algunos de ellos. Al resto les contestamos con los puntos de esta publicación. Gracias a los mensajes de apoyo.»
Racionalismo científico es fomentar el pensamiento crítico en favor de las evidencias empíricas presentes.

Pseudociencia es una técnica o corriente de pensamiento que, empleando lenguaje de jerga técnica, vulnera y tergiversa el método científico y carece de sustentación empírica y científica real. La homeopatía o el reiki son pseudociencias, por ejemplo.

El cientificismo es tener fe en la ciencia. Pero lo bueno que tiene la ciencia es que demuestra las cosas, y por tanto no es necesario tener fe en ello. ¿Por qué voy a tener fe en la existencia de la gravedad, si tengo evidencias de que es real?

El racionalismo científico, el escepticismo científico, el pensamiento crítico y la aceptación del método científico en base a las evidencias no tiene nada que ver ni con el cientificismo ni con las pseudociencias. De hecho, es contrario a ambas posturas.

Por otro lado, el pseudoescepticismo es un término que, si bien literalmente significa «el que aparenta ser escéptico sin serlo», es habitualmente empleado por los magufos que no son capaces de soportar la ausencia de evidencias en sus planteamientos. Es un término habitualmente usado de forma despectiva sobre los escépticos.

El motivo por el que una gran cantidad de personas racionales han lanzado un ataque a vuestra iniciativa es porque vulnera una gran cantidad de principios básicos de la ciencia, defiende pseudoterapias que nada tienen que ver con la evidencia científica, y fomenta la desinformación, la fobia a la ciencia y el desconocimiento, a la vez que supone un riesgo para la salud de una gran cantidad de personas que no conozcan la realidad sobre lo que exponéis.

Lamentablemente la gente tiende a creerse lo que leen sin contrastar la información. Si hay algo que ha de fomentarse es ese pensamiento crítico, ese rechazo a la fe ciega y esa invitación a la gente a comprobar y reflexionar, ciencia mediante, para obtener conclusiones rigurosas y acordes con la realidad.

Yo no tengo el permiso de responder a este tema de ninguna forma directa en la página de Facebook, sin embargo, en este artículo ha quedado clara mi posición, que es la posición científica desde un punto de vista riguroso en base a los conocimientos científicos.

Si por otro lado, realmente disponen ustedes de evidencias empíricas sobre el funcionamiento de la homeopatía o cualquier otro tipo de pseudoterapia, tal vez les interesaría publicarlo en una buena revista. ¡Tal vez ganen el nobel en medicina! Y no se olviden del premio a reclamar, si es la homeopatía la agraciada de la demostración.

lagamez
Por cierto, sigo ofreciendo 6.000 humildes euros a quien demuestre que la homeopatía funciona más allá del placebo. #dinerofácil
02/06/14 18:06

Solo espero que este artículo respuesta a vuestra iniciativa, tanto si es de verdad de Podemos como si es una cuenta independiente, llegue a vosotros y lo leáis. Y estaré encantado de discutir bajo los términos del debate, cualquier cosa, por una vía por la que no se me censure por tener argumentos sólidos que contradicen vuestra exaltación y alarde de fe. 
Leer más...

viernes, 23 de mayo de 2014

Las conclusiones de Cicindela campestris: #EEVwifi (quinta y última parte)

Continuación de la cuarta parte.

Y concluyendo

Y del mismo modo que el programa concluye con un minuto y medio de más alarmismo y desinformación para fomentar la tecnofobia y dar bombo a un problema de salud que nada que ver tiene con las radiaciones sino con un efecto psicosomático de tipo hipocondríaco, yo también voy a concluir.

En primer lugar, con una crítica final. ¿No os habéis dado cuenta que La Dos de Televisión Española, un canal público que todos nosotros pagamos con nuestros impuestos, ha realizado un reportaje alarmista y desinformativo sin consultar ni siquiera a un solo experto científico serio? No creo que hubiera sido difícil que nuestros amigos de la Cicindela campestris (que es un ejemplo de escarabajo de color verde) hubiera llamado a algún físico, algún médico o algún biólogo serio para que les explicara algo tan sencillo como la diferencia entre ondas ionizantes y ondas no ionizantes. 

Para que entendáis lo que quiero decir os dejo el acceso al capítulo «las ondas del mal» de la serie Escépticos. Un programa realizado con calidad, y que cumple esos requisitos que acabo de mencionar: es imparcial, muestra las dos caras de la moneda, y expone con rigor científico la realidad tal y como la ciencia la conoce.
Dementores. Representación del
miedo puro. (Harry Potter)

Y en segundo y último lugar voy a concluir esta larga serie de artículos con una reflexión.

La gran población humana es desgraciadamente muy influenciable. Sobre todo de cara al miedo. Muchos organismos sociales se han aprovechado de ello a lo largo de la historia. Las religiones nos convencen de que hagamos lo que ellas dicen y si aceptamos la evolución somos pecadores y nos amenazan con un castigo eterno (y eso es mucho tiempo). Encontramos personas que rechazan las vacunas porque unos pocos afirman que sus hijos van a sufrir problemas de salud si reciben esas vacunas. Hay quienes te venden el oro y el moro alegando que la medicina de verdad no funciona o que las grandes empresas son las que crean las enfermedades, y así vemos crecer la homeopatía, la acupuntura o el reiki. Nos dicen que los muertos pueden aun tener conciencia, y nos tranquilizan de nuestros miedos a la muerte vendiéndonos una falsa comunicación vanal con nuestros seres queridos fallecidos, o nos leen nuestro futuro con promesas vacías y ambigüedades. Nos encontramos con grandes movimientos de personas que rechazan el avance biotecnológico de la transgénesis infundiendo miedo en los demás, y promulgando las maravillas milagrosas de «lo natural» Y muchas asociaciones y organismos nos intentan convencer de que las nuevas tecnologías de la comunicación son la causa de muchos de los problemas de salud de hoy.

Y muchos de ellos (aunque afortunadamente no todos) aprovechan para vendernos remedios de mentira, que en realidad no sirven para nada. En este artículo hemos visto el aparato ese que reconvertía las ondas malignas del móvil a bluetooth, pero en muchos otros casos nos venden pastillas de azúcar para curar el catarro, o sesiones de acupuntura laser para dejar de fumar. 

Para defendernos de todos esos engaños, de toda esa «cultura del miedo» tenemos una herramienta. Una herramienta que es a la vez, la única fuente conocida de explicaciones verificables de la realidad. Se llama método científico.

Gracias al método científico hemos llegado donde estamos nosotros.

Ninguna religión ha hecho que pongamos un pie en la Luna ni ha colocado satélites en órbita —algunas personas que han logrado eso eran religiosas, pero ninguna de ellas lo consiguió empleando la religión—. Ningun antivacunas ha eliminado la viruela de la faz de la tierra. Ningun homeópata ha conseguido un antibiótico nunca. Ningun acupuntor ha conseguido doblar la esperanza de vida en menos de 150 años. Ningun vidente, tarotista ni astrólogo ha conseguido predecir con éxito y precisión la llegada de tormentas, la próxima visita del cometa Halley ni el próximo eclipse solar. Ningun antitransgénicos ha conseguido una variedad de trigo que pueda ser consumida sin riesgo por personas celíacas. Y ningún tecnófobo antiantenas ha conseguido comunicarse con éxito no solo entre dos puntos diametrales del planeta Tierra, sino también con un robot colocado en Marte. 

Me parece algo importante para pensar.

Agradecimientos a @qmph_es, que me informó de esto y me dio pie a la publicación, y a todos los tuiteros que siguieron y comentaron mi retransmisión twittera en vivo. Y un saludo para los chicos de PECCEM. Sin vosotros, esto no habría sido tan divertido.
Leer más...