frases

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Suicidio Homeopático — Vídeo

Hoy reestreno mi intención de hacer un video blog de divulgación científica, y empiezo fuerte.

Os adjunto el video del suicidio homeopático llevado a cabo por un servidor en Valladolid, el 12 de julio de 2014. Ya de paso os explico en dicho vídeo qué es la homeopatía.

¿Por qué un suicidio homeopático? Porque tenemos tan interiorizado que un medicamento nunca debe tomarse a la ligera, y qué peligrosas son las sobredosis de fármacos, que es una buena forma de realizar un choque de realidad respecto a la ineficacia de los productos homeopáticos.

Disculpad por la musiquilla cutre de fondo: está grabado en la terraza de un bar cualquiera y es lo que tiene.

Mi agradecimiento a la amable farmacéutica que me vendió el Sedatif PC; seguramente ahora se esté creyendo que me consiguió engañar con éxito. El precio de la cajita fue de 7,10€; un precio de casi 600€ el Kg de azúcar; equivalente al precio de la trufa negra y más del doble que el caviar de Beluga. Es lo único de lo que me arrepiento al hacer esto: dar dinero a alguien que vive de engañar a la gente.

Gracias también a Patry (@Patritritry) que se encargó de la cámara, y a Borja (@Borjacion), que estuvo ayudando.

En el video salen mencionados los códigos de deontología médica y farmacéutica, que podéis consultar.

#NoSinEvidencia.


miércoles, 11 de junio de 2014

Suicidio Homeopático Programado

El abogado Fernando Frías (@FerFrias), autor de «La Lista de la Vergüenza», y el técnico informático y Vocal de la ADC-Murcia Isidoro Martínez, autor del sitio «¿Qué mal puede hacer?» (@qmph_es) nos convocan a un suicidio homeopático.

Podéis leer los artículos escritos al respecto de la convocatoria en el blog de Isidoro y en el de Fernando.

A la convocatoria se unen no pocas organizaciones, asociaciones y órganos de divulgación, entre los que se incluyen, tal y como indica la convocatoria, la iniciativa #NoSinEvidencia, el Círculo Escéptico, la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, el colectivo Naukas.com, el colectivo Hablando de Ciencia, y con el presente artículo queda también clara la participación por parte de este blog, Curiosa Biología, desde el que no solo difundiré la convocatoria mediante este artículo sino que se avisaré de las novedades que vaya recibiendo mediante la cuenta de twitter (@CuriosaBiología) y de Facebook, y ayudaré en lo que buenamente pueda a la organización.
Los caramelitos de la discordia. (Pharma-GDD)

La reivindicación se resume en la oposición a considerar medicamentos y regular como tales a los productos homeopáticos tal y como propone hacer el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, partiendo de la base de que la salud no es un juego, y que ningún acto médico debe llevarse a cabo con supuestos remedios que no tengan una efectividad demostrada, tal y como estipula el artículo 26 del código de deontología médica.

El lema de la convocatoria será #NoSinEvidencia, iniciativa creada por Vicente Baos, Javier Sorribes y Rafael Bravo, y el acto central se llevará a cabo el día 12 de julio a las doce del mediodía en el Paseo del Prado de Madrid, frente a la puerta de la sede del Ministerio mencionado. Además habrá otros «pelotones de suicidio» (tal y como Isidoro los ha llamado en la convocatoria) en otras ciudades españolas, que esperamos, sean anunciadas según se vayan incorporando colectivos.

En esta tienda de caramelitos
por lo menos no te engañan.
(Sweet Pharm)
El proceso es sencillo. Se comprará un supuesto sedante homeopático como Sedatif PC de Boiron® (aunque podría ser cualquier otro, a lo mejor me lío la manta a la cabeza y me busco un fortísimo Coffea cruda 30CH), se consumirá una sobredosis de caramelitos pastillas, por ejemplo, toda la caja, y esperaremos que ocurra lo que debería ocurrir al tomar una sobredosis de cualquier sedante: fallo hepático y/o renal, caer en coma y tal vez morir. Afortunadamente para nosotros, conocemos el resultado de antemano, y sabemos que no será tan sencillo suicidarse; la verdad es que los productos homeopáticos —sea el sedatif, sea el café diluido en 1:1060, o sea cualquier otro dulce golosina gominola producto homeopático— no tienen ningún efecto ni primario, ni secundario, de modo que sabemos que no existe ningún riesgo más allá del derivado de tomar cuarenta pastillitas de azúcar de una sentada. No solo no ocurrirá ni un solo fallo hepático, ni un solo coma ni mucho menos una sola muerte por sobredosis, que sería lo esperable tras consumir una sobredosis de un sedante de verdad, sino que me atrevo a apostar que ninguno de los presentes sentirá ni siquiera un incremento en la tasa de bostezos por minuto. Y lo sabemos no solo porque la homeopatía no funciona, sino porque no es la primera vez que muchos de nosotros nos suicidamos homeopáticamente. Mi primera sobredosis homeopática ocurrió hace ya mucho; lo podéis observar en la columna de la derecha.
¿Serán suficientes todos esos para
suicidarme? (Homeopatía OnLine)

Eso sí, aseguraos que lo que compráis para suicidaros sea un verdadero caramelo chuche producto homeopático —diluciones superiores al 3CH o 6DH—. No intentéis hacerlo con un medicamento de verdad, porque... bueno, porque ya habéis leído los posibles efectos secundarios si se hace con un medicamento. Aseguráos que os suicidáis con homeopatía, y vuestra vida no correrá ningún riesgo.

Si queréis más información, pasaos por las paginas de las convocatorias. Si deseáis colaborar también ellos os dicen lo que habría que hacer, así que, mismo procedimiento. Os pasáis por allí que ellos ya os dicen lo que haya que hacer.

Yo, en lo particular, no sé dónde estaré en esa fecha. Es probable que esté en Alcalá de Henares o en Madrid, tal vez en Valladolid, o quizá en León. En cualquiera de los casos, esté donde esté me suicidaré una vez más.

Nos vemos.

Leer más...

lunes, 9 de junio de 2014

¿Podemos aceptar pseudociencias?

Podemos está en boca de todos. Para bien o para mal.

Cinco escaños en Europa, un eurodiputado científico haciendo declaraciones más o menos afortunadas, grupos que critican, grupos que apoyan... Sin duda alguna, Podemos está de moda en lo que a conversaciones se refiere. Es raro entrar por la famosa red de 'microblogging' y no encontrar cada día varios 'tweets' relacionados con Podemos en tu 'timeline', sigas a quien sigas. Algunos para bien. Otros para mal.

Imagotipo y logotipo de los
defensores de la pseudociencia.
Hoy, Podemos estará también en mi boca, a raíz de un descubrimiento bastante sorprendente. el círculo de Podemos: Terapias Naturales. Aunque ayer ya pregunté, y si bien es cierto que no aparece en la lista oficial de círculos de Podemos, tampoco aparece Podemos Ciencia, que dicen estar en proceso de constitución. Desde su cuenta de 'twitter', @ahorapodemos no se ha pronunciado ni confirmando que ese círculo es oficial, ni descartando

Si ese círculo forma realmente parte del nuevo grupo político, entonces estarán dando pábulo a lo que este círculo defiende; aunque ya hemos visto que hay otros círculos como el mal llamado Podemos Ecología (que debería llamarse Ecologismo) y su posición tecnofóbica e irracional con los organismos transgénicos. Y si en realidad son un grupo ajeno a Podemos, entonces me resulta preocupante que en los pocos días que llevan (se abrió el día 7 de junio de 2014), tengan 277 seguidores en Facebook (consulta el 9 de junio a las 17:47).

De cualquiera de las dos formas, nos encontramos con una comunidad que pretende ser fuerza en un partido político. Pero pretenden más cosas. Vamos a leer.

«Terapias como la Homeopatía, Acupuntura, Medicina Tradicional China, Fitoterapia, Ayurveda, Reiki, Meditación, Yoga, Tai Chi, Chi Kung, Masaje, Reflexoterapia, Alimentación sana y biológica, Alcalinidad y tantas otras terapias maravillosas, de las que disfrutamos millones de personas en España y a las que ahora PODEMOS demostrar nuestro apoyo con un Me Gusta en esta página.
Queremos promover, en un futuro, un referéndum, para preguntar a la ciudadanía si queremos la inclusión de estas terapias en nuestro sistema sanitario»

Es decir. Quieren que la sanidad pública incluya cosas como la homeopatía, la acupuntura, la medicina tradicional china, el reiki o la reflexoterapia. ¿Incluirán en ese «y otras», las flores de Bach o remedios contra enfermedades hipocondríacas como la sensibilidad química múltiple o la 'electrohipersensibilidad'? ¿Querrán un referéndum para la venta de 'orgonites' en farmacias, subvencionado por el Estado?

Ignorando, de hecho, que muchas de esas pseudoterapias tienen tanto de «natural» como un paquete de pan Bimbo. Me pregunto a qué se referirán exactamente con «fitoterapia», aunque, sin miedo a equivocarme, aventuro que no se refieren a una farmacognosia científica.

Una medicina alternativa es aquella que o bien no ha demostrado su eficacia, o bien ha demostrado su ineficacia. Y no solo eso, sino que pretenden que la aceptación de esas pseudoterapias sea, aún ignorándose todo argumento científico, una decisión de «la mayoría». 

Pero las cosas no son tan sencillas.

La ciencia no se rige por democracia, sino por las evidencias. no importa cuánta gente crea que el valor de π sea exactamente 3, tal y como dice la Biblia (1Reyes,7:23). No importa lo más mínimo. Da igual cuánta gente vote. Sería muy útil, los cálculos serían mucho más sencillos. Pero no funciona así. La realidad no obedece a creencias ni a votaciones. La realidad es la que es. La realidad es esa cosa que sigue existiendo, tanto si crees en ella como si no. No importa cuánta gente tenga fe en que la homeopatía cura, o cuántos voten por que la reflexología podal sirva para calmar el dolor de muelas. La realidad no se va a doblegar al deseo de unos cuantos.

Obviamente, dado que no tienen carga de prueba para defender su postura, lo hacen con otros tipos de argumentos. ¿Cuáles?

Nos dicen que hay varios países en Europa que han votado a favor de ese tipo de políticas, como Suiza, Francia o Alemania. Pero eso no significa que sea un reclamo válido. ¿Si los suizos proclaman contra toda evidencia empírica que comer guano de gorrión sirve para prevenir el cáncer de colon, nos tenemos todos que poner a comer guano de gorrión?

Proponen que tiene que haber debate. Pero en la comunidad científica ese debate ya ha concluido. Medicina solo hay una, y es la que funciona. 

Así y todo, siguen insistiendo en el tema de lo «natural». Son el claro ejemplo de quien piensa que «lo natural es bueno», ignorando que también son naturales la cicuta, el cianuro, el tétanos, los cocodrilos o los volcanes.
El tsunami de Japón fue natural.

El caso es que, en cuanto me enteré del tema, empecé a responder, y no solo por mi twitter —donde reconozco que fui agresivo— con el Hastag #PodemosSerMagufos, sino también en su propia página de Facebook, aportando comentarios desde un punto de vista crítico pero respetuoso. Algo que no podré demostrar, porque mis mensajes fueron eliminados de forma casi inmediata y mi perfil bloqueado. Una curiosa actitud que resulta más o menos esperable de ciertas personas o grupos, pero que no encaja con el «paradigma ético» de quienes dicen pertenecer a Podemos.

Es decir.

Me parece correcto que eliminen mensajes que son deliberadamente ofensivos o atacantes en ausencia de argumentos o con argumentos meramente falaces. Yo mismo realizo esa política sobre los comentarios en este mismo blog, a causa de varias visitas de molestos 'trolls' que he tenido, que ante la ausencia de argumentos empleaban el insulto y la descalificación por sistema. Sin embargo, eliminar y bloquear a quien te presenta argumentos sólidos y reales lo considero un acto de censura. Y me sorprende negativamente que un presunto círculo de Podemos utilice la censura como modo de operar.

Eso, y otra cosa. Escasos minutos de mi perdido mensaje al respecto, colgaron un largo post que dividieron en cinco partes, cada una de las cuales voy a destripar a continuación.
«1- Queremos destacar nuestro respeto y agradecimiento a los múltiples y valiosos avances que la ciencia, la tecnología y la medicina nos han aportado en nuestra historia reciente y esperamos que siga evolucionando en un futuro. 
No somos anti ciencia, todo lo contrario, quisiéramos ver destinado un presupuesto para investigación sobre Terapias Complementarias para poder disfrutar, como ocurre en Francia, Bélgica, Alemania, Inglaterra o Suiza, de terapias alternativas en nuestro sistema sanitario. Así lo hemos plasmado en el apartado de Información, gracias a vuestras aportaciones.»
Fomentando la proliferación, empleo y reconocimiento público de pseudoterapias anticientíficas no estáis sino faltando a ese respeto y despreciando a los avances médicos de verdad, no agradeciendo. Ese fomento es anticientífico, porque su defensa vulnera los principios epistemológicos básicos: no obtienen conclusiones a partir de la observación, sino que elaboran las conclusiones y luego amoldan las observaciones tergiversando los datos para que apoyen dicha observación, no sin fabricar hipótesis infalsables ad hoc que carecen de validez científica.
Y las alusiones a otros países no aporta ninguna validez argumental.
«2- En estos países se llaman Terapias Complementarias, porque son complementos, herramientas, que los profesionales de la salud tienen a su disposición para atender a los pacientes con la terapia más adecuada a cada situación, evitando así la sobre medicación automática cuando ésta pueda ser sustituida por terapias sin efectos secundarios.»
Aquí se encuentra una contradicción argumental:  «... son complementos (...) ésta pueda ser sustituida...». Sustituir y complementar son dos cosas completamente distintas. Si estás complementando, no estás sustituyendo. Si sustituyes, no complementas. Por otro lado, un complemento debe tener una utilidad medible, y un sustituto debe presentar, o bien una mayor efectividad a mismo riesgo, o bien un menor riesgo a misma efectividad. Es cierto que las pseudoterapias a las que hacen referencia carecen de riesgos directos (si bien, presentan riesgos indirectos). Pero carecen de efectividad. También carecen de utilidad complementaria alguna. No cumplen con los requisitos ni de complementación ni de sustitución.

Esos riesgos indirectos, por alusión a ellos, suelen suceder a causa del abandono del tratamiento que realmente funciona, y de la pérdida de dinero que supone la estafa en cuestión.
«3- Medicina sólo hay una, la que cura y restablece la salud. Las distintas formas de hacerlo son las Terapias, y existen muchas, y en países del este (China e India por ejemplo) algunas de estas terapias son la primera medicina a la que recurre la gran mayoría de sus ciudadan@s (sic.). En Francia el 80% de la atención pediátrica en los centros de salud estatales es homeopática.»
«¿Sabes cómo llaman a la medicina
alternativa que ha demostrado funcionar?
Medicina.» (Tim Minchin)
No puedo estar más de acuerdo con la primera frase. El problema que se ve aquí (aparte del empleo de una arroba que no comprendo) es que ni la homeopatía, ni la acupuntura, ni la mayoría de técnicas que se defienden son eficaces en curar y restablecer la salud, y por tanto no son terapias, y no entran en la posible catalogación de «medicina». En los países del Este, la esperanza de vida empezó a crecer con la llegada de los antibióticos. Ignoro si el dato sobre Francia es cierto aunque dudo gravemente que así sea. Así y todo, aunque sea cierto, eso tampoco le da validez. En China hay mucha gente que cree que el polvo triturado de cuerno de rinoceronte blanco es afrodisíaco, aunque en realidad el producto es el mismo que si guardas todas las uñas que te cortas y las trituras. Lo único que me indica, si el dato de porcentaje es cierto, es qué país debo tachar de la lista en cuanto a calidad del servicio médico.
«4- Podemos nace para ser un espacio abierto a la ciudadanía, y somos muchas las que nos sentimos decepcionadas cuando Izquierda Unida aprobó una resolución en contra de la Homeopatía y otras terapias alternativas. Así pues, hemos creído ver en Podemos un partido que nos permite agruparnos, a quienes queremos defender el derecho a libre elección de la terapia con la que cuidar de nuestra salud, para, democráticamente, hacer valer nuestra opinión y nuestros argumentos en el nuevo panorama político que Podemos ha abierto.»
«Un espacio abierto a la ciudadanía» no es sinónimo de «un espacio abierto a cualquier tontería». Como decía la frase de aquél que la dijo, «es bueno tener la mente abierta, pero no tanto como para que se te caiga el cerebro». El rechazo de I.U. a la homeopatía y otras pseudoterapias anticientíficas fue un gran impulso en el rigor científico del partido político; podrían hacer lo mismo con sus políticas sobre los organismos transgénicos. En realidad, desde el punto de vista científico, lo deseable es que la política fomente la ciencia y el pensamiento crítico y rechace las supercherías, las supersticiones y las cosas basadas en la fe. I.U dio un paso adelante en ese aspecto. Vosotros habéis dado un paso atrás.
¿Queréis una libre elección de con qué tratar vuestras enfermedades? Eso nadie os lo va a quitar. Pero permitir que estafas y engaños burdos y carentes de evidencia empírica alguna pasen al sistema de sanidad pública es una postura anticientífica y que debe rechazarse.
Estamos de acuerdo en que las opiniones deben ser oídas. Pero el conocimiento científico no se construye con opiniones, sino con evidencias. Y convertir en parte del sector público una estafa como la homeopatía es como volver a colocar los crucifijos en las aulas.
«5- Lo que ha ocurrido esta tarde es que el movimiento autodenominado racionalista científico, llamado en otros foros pseudocientífico o cientificismo, ha lanzado un ataque sobre esta iniciativa, es decir, la mayor parte de comentarios no vienen de gente de Podemos, sino de gente del mundillo pseudoescético. [sic.] Por ese motivo hemos borrado aquellos mensajes ofensivos y faltones y hemos bloqueado sus perfiles. Hemos dejado los mensajes de opinión contraria a esta página, expresados desde el respeto y hemos contestado algunos de ellos. Al resto les contestamos con los puntos de esta publicación. Gracias a los mensajes de apoyo.»
Racionalismo científico es fomentar el pensamiento crítico en favor de las evidencias empíricas presentes.

Pseudociencia es una técnica o corriente de pensamiento que, empleando lenguaje de jerga técnica, vulnera y tergiversa el método científico y carece de sustentación empírica y científica real. La homeopatía o el reiki son pseudociencias, por ejemplo.

El cientificismo es tener fe en la ciencia. Pero lo bueno que tiene la ciencia es que demuestra las cosas, y por tanto no es necesario tener fe en ello. ¿Por qué voy a tener fe en la existencia de la gravedad, si tengo evidencias de que es real?

El racionalismo científico, el escepticismo científico, el pensamiento crítico y la aceptación del método científico en base a las evidencias no tiene nada que ver ni con el cientificismo ni con las pseudociencias. De hecho, es contrario a ambas posturas.

Por otro lado, el pseudoescepticismo es un término que, si bien literalmente significa «el que aparenta ser escéptico sin serlo», es habitualmente empleado por los magufos que no son capaces de soportar la ausencia de evidencias en sus planteamientos. Es un término habitualmente usado de forma despectiva sobre los escépticos.

El motivo por el que una gran cantidad de personas racionales han lanzado un ataque a vuestra iniciativa es porque vulnera una gran cantidad de principios básicos de la ciencia, defiende pseudoterapias que nada tienen que ver con la evidencia científica, y fomenta la desinformación, la fobia a la ciencia y el desconocimiento, a la vez que supone un riesgo para la salud de una gran cantidad de personas que no conozcan la realidad sobre lo que exponéis.

Lamentablemente la gente tiende a creerse lo que leen sin contrastar la información. Si hay algo que ha de fomentarse es ese pensamiento crítico, ese rechazo a la fe ciega y esa invitación a la gente a comprobar y reflexionar, ciencia mediante, para obtener conclusiones rigurosas y acordes con la realidad.

Yo no tengo el permiso de responder a este tema de ninguna forma directa en la página de Facebook, sin embargo, en este artículo ha quedado clara mi posición, que es la posición científica desde un punto de vista riguroso en base a los conocimientos científicos.

Si por otro lado, realmente disponen ustedes de evidencias empíricas sobre el funcionamiento de la homeopatía o cualquier otro tipo de pseudoterapia, tal vez les interesaría publicarlo en una buena revista. ¡Tal vez ganen el nobel en medicina! Y no se olviden del premio a reclamar, si es la homeopatía la agraciada de la demostración.

lagamez
Por cierto, sigo ofreciendo 6.000 humildes euros a quien demuestre que la homeopatía funciona más allá del placebo. #dinerofácil
02/06/14 18:06

Solo espero que este artículo respuesta a vuestra iniciativa, tanto si es de verdad de Podemos como si es una cuenta independiente, llegue a vosotros y lo leáis. Y estaré encantado de discutir bajo los términos del debate, cualquier cosa, por una vía por la que no se me censure por tener argumentos sólidos que contradicen vuestra exaltación y alarde de fe. 
Leer más...

viernes, 23 de mayo de 2014

Las conclusiones de Cicindela campestris: #EEVwifi (quinta y última parte)

Continuación de la cuarta parte.

Y concluyendo

Y del mismo modo que el programa concluye con un minuto y medio de más alarmismo y desinformación para fomentar la tecnofobia y dar bombo a un problema de salud que nada que ver tiene con las radiaciones sino con un efecto psicosomático de tipo hipocondríaco, yo también voy a concluir.

En primer lugar, con una crítica final. ¿No os habéis dado cuenta que La Dos de Televisión Española, un canal público que todos nosotros pagamos con nuestros impuestos, ha realizado un reportaje alarmista y desinformativo sin consultar ni siquiera a un solo experto científico serio? No creo que hubiera sido difícil que nuestros amigos de la Cicindela campestris (que es un ejemplo de escarabajo de color verde) hubiera llamado a algún físico, algún médico o algún biólogo serio para que les explicara algo tan sencillo como la diferencia entre ondas ionizantes y ondas no ionizantes. 

Para que entendáis lo que quiero decir os dejo el acceso al capítulo «las ondas del mal» de la serie Escépticos. Un programa realizado con calidad, y que cumple esos requisitos que acabo de mencionar: es imparcial, muestra las dos caras de la moneda, y expone con rigor científico la realidad tal y como la ciencia la conoce.
Dementores. Representación del
miedo puro. (Harry Potter)

Y en segundo y último lugar voy a concluir esta larga serie de artículos con una reflexión.

La gran población humana es desgraciadamente muy influenciable. Sobre todo de cara al miedo. Muchos organismos sociales se han aprovechado de ello a lo largo de la historia. Las religiones nos convencen de que hagamos lo que ellas dicen y si aceptamos la evolución somos pecadores y nos amenazan con un castigo eterno (y eso es mucho tiempo). Encontramos personas que rechazan las vacunas porque unos pocos afirman que sus hijos van a sufrir problemas de salud si reciben esas vacunas. Hay quienes te venden el oro y el moro alegando que la medicina de verdad no funciona o que las grandes empresas son las que crean las enfermedades, y así vemos crecer la homeopatía, la acupuntura o el reiki. Nos dicen que los muertos pueden aun tener conciencia, y nos tranquilizan de nuestros miedos a la muerte vendiéndonos una falsa comunicación vanal con nuestros seres queridos fallecidos, o nos leen nuestro futuro con promesas vacías y ambigüedades. Nos encontramos con grandes movimientos de personas que rechazan el avance biotecnológico de la transgénesis infundiendo miedo en los demás, y promulgando las maravillas milagrosas de «lo natural» Y muchas asociaciones y organismos nos intentan convencer de que las nuevas tecnologías de la comunicación son la causa de muchos de los problemas de salud de hoy.

Y muchos de ellos (aunque afortunadamente no todos) aprovechan para vendernos remedios de mentira, que en realidad no sirven para nada. En este artículo hemos visto el aparato ese que reconvertía las ondas malignas del móvil a bluetooth, pero en muchos otros casos nos venden pastillas de azúcar para curar el catarro, o sesiones de acupuntura laser para dejar de fumar. 

Para defendernos de todos esos engaños, de toda esa «cultura del miedo» tenemos una herramienta. Una herramienta que es a la vez, la única fuente conocida de explicaciones verificables de la realidad. Se llama método científico.

Gracias al método científico hemos llegado donde estamos nosotros.

Ninguna religión ha hecho que pongamos un pie en la Luna ni ha colocado satélites en órbita —algunas personas que han logrado eso eran religiosas, pero ninguna de ellas lo consiguió empleando la religión—. Ningun antivacunas ha eliminado la viruela de la faz de la tierra. Ningun homeópata ha conseguido un antibiótico nunca. Ningun acupuntor ha conseguido doblar la esperanza de vida en menos de 150 años. Ningun vidente, tarotista ni astrólogo ha conseguido predecir con éxito y precisión la llegada de tormentas, la próxima visita del cometa Halley ni el próximo eclipse solar. Ningun antitransgénicos ha conseguido una variedad de trigo que pueda ser consumida sin riesgo por personas celíacas. Y ningún tecnófobo antiantenas ha conseguido comunicarse con éxito no solo entre dos puntos diametrales del planeta Tierra, sino también con un robot colocado en Marte. 

Me parece algo importante para pensar.

Agradecimientos a @qmph_es, que me informó de esto y me dio pie a la publicación, y a todos los tuiteros que siguieron y comentaron mi retransmisión twittera en vivo. Y un saludo para los chicos de PECCEM. Sin vosotros, esto no habría sido tan divertido.
Leer más...

jueves, 22 de mayo de 2014

Cicindela campestris padece electrosensibilidad: #EEVwifi (cuarta parte)

Continuación de la tercera parte.

Una señora electrosensible

En realidad no es la misma señora que la que tratamos en aquellas cuatro entradas de este mismo blog. Os las recuerdo.
En la primera introdujimos la historia de la enfermedad esa de la electrohipersensibilidad, contando la historia de la señora aquella que supuestamente padecía la enfermedad. Otro reportaje, por cierto, de Televisión Española. 
En la segunda explicamos lo que son las ondas electromagnéticas haciendo hincapié a las diferencias entre ionizantes y no ionizantes.
Y en la cuarta desmontábamos las tonterías relacionadas. ¿Lo recordáis?

Porque esta señora del video (a partir del minuto 22) hace exactamente lo mismo que aquella. 

La electrosensible con su ordenador
y su teléfono inalámbrico.
Captura de pantalla de la web. TVE.
Pero aparte de todo esto, voy a añadir un pequeño apunte. Y no. No voy a decir que durante la entrevista (23:20) esté delante de un ordenador y al lado de un teléfono inalámbrico en su despacho, aunque eso de base ya tiene tralla. Vamos con algunas cosillas que nos exponen en esta entrevista.
  1. «Quienes sufren de "electrosensibilidad" viven parapetados.»
  2. Los síntomas son «dolor de cabeza, dificultad para concentrarse o agotamiento»
  3. «Es muy difícil encontrar una persona que no va, como nosotros decimos, armada»
  4. «te va a producir a la larga Alzheimer» (sic. 24:08)
  5. Si va a un sitio nuevo lleva siempre su aparato medidor de ondas malignas porque «si no no sé cuándo voy a enfermar» (sic.)
  6. «Esa antena que está a 300 metros que es bastante lejos pero es "mu" potente, en esta esquina no me puedo parar», pero no hay problema con quedarse, por ejemplo, detrás del edificio (donde a la antena no la ve, aunque sigue estando ahí).
  7. El metro está prohibido porque «la radiación es muy intensa, se concentra allí dentro (...) como un horno de microondas
Bien.
De todo esto, solo se pueden sacar dos conclusiones.

La potencia de 680 teléfonos móviles
funcionando a máximo rendimiento
en una simple caja de metal.
La primera la voy a hacer respecto a la comparación del horno microondas. Sabiendo que un teléfono móvil transmite a un máximo de 2W, mientras que un horno microondas puede alcanzar los 1000W. Y además teniendo en cuenta también el hecho de que el horno emite a una frecuencia de 1,8GHz mientras que el horno microondas lo hace a 2,45GHz (que es 1,36 veces la del móvil). Y sabiendo el hecho de que un vagón tiene un tamaño muy superior al de un horno microondas, y la intensidad recordemos que se reduce en el cuadrado de la distancia.  Un simple cálculo nos indica que necesitaríamos para obtener la misma energía la friolera de 680 teléfonos móviles funcionando a la vez a una distancia menor de 10 centímetros de la cabeza de la señora.

Pero bueno. Aparte del absurdo del microondas, todos los demás datos nos demuestran la segunda conclusión: una respuesta hipocondríaca producida por una grave tecnofobia. Lo digo en serio. Revisad las seis premisas una a una desde esa perspectiva. ¡Todo encaja! Si no lo veo, no me hace daño. Todo, menos lo de que cause Alzheimer. Eso, supongo que la señora tendrá algún estudio científico que no ha publicado aún.

Otro aspecto a tener en cuenta son algunas preguntas que se me antojan después de esto. ¿Recordáis cuando aún había televisión analógica y había que sintonizarla? Aparecían unas siglas que representaban la banda en el espectro de ondas de radio en el que te estabas moviendo. ¿Recordáis las UHF? Pues esa banda operaba entre los 300MHz y los 3GHz. La telefonía móvil funciona en UHF. Es decir, que esa radiación no es ni de lejos nueva. Se viene utilizando en televisión desde hace unas cuantas décadas ya.

Por otro lado, y ya que estamos haciendo cálculos, se me ocurre otra cosa. ¿Y el sol?

La mayor fuente de radiación
electromagnética de nuestro
sistema solar. A su lado un teléfono
 móvil es insignificante.
Esa enorme bola de plasma que tenemos en el cielo nos está aportando la friolera de 2W/m2 sólo de radiación infrarroja. Eso es lo que llega al suelo. La misma potencia que la que encontramos cuando estamos a un metro de distancia de un teléfono móvil en funcionamiento a máximo rendimiento, pero de una frecuencia (agárrate los machos) de 100THz. Esto es, más de 55 000 veces más energética. Y eso sin contar con la luz visible que nos llega, y la radiación ultravioleta.

Esto significa que la energía que el sol, solo en espectro infrarrojo, te proporciona en un solo minuto es más de 55 000 veces superior a la que te proporciona un teléfono móvil a máxima potencia durante el mismo tiempo. Sabiendo además que los teléfonos móviles habitualmente trabajan a una potencia muy inferior (0,5W), ésta diferencia se multiplica por cuatro. 

Es decir. La misma energía nos proporciona el sol sólo en el espectro infrarrojo en un minuto que la que nos proporciona el móvil en linea y en un funcionamiento normal durante cinco meses. ¡Y eso sólo en el infrarrojo! que la luz visible es cientos de veces más energética, y la ultravioleta lo es miles.

Fotografía a luz visible e
imagen de la emisión infrarroja
de una persona
Algo parecido podríamos decir de nosotros los humanos. Siguiendo la Ley de Stefan-Boltzmann, un ser humano medio que se encuentra a unos 36ºC emite del orden de 52W/m2, a una frecuencia de 6THz. Sí, ya se que parece raro que una persona emita más que el sol... y no es así. Al hablar del sol estábamos jugando con dos cosas: 1. Lo que nos llega (recordad que la energía recibida se divide por el cuadrado de la distancia) y 2. Que solo estábamos teniendo en cuenta el espectro infrarrojo.
Teniendo en cuenta estos datos, estar a un metro de una persona viva te proporciona tanta energía como estar a un metro de 85000 teléfonos móviles funcionando.

Si su problema fuera real, no podrían salir a la calle. No podría rozarles el sol. No podrían acercarse a una persona.

A funcionar con menos potencia

El programa concluye (minuto 26 a final) con un señor que nos dice que la telefonía móvil podría funcionar con menos potencia de la que está funcionando ahora.

Existe un problema a esto. Si aplicas una menor potencia, la cantidad de energía (y por tanto de información) que puedes transmitir también es menor. Eso conlleva una menor calidad en el servicio de comunicaciones (y no, ninguna compañía de telecomunicaciones me está pagando nada). ¿Cuál sería la solución a esa calidad defectuosa? Una mayor cantidad de antenas en activo. En realidad la red funciona igual de bien con una antena emitiendo a 10, que diez antenas emitiendo a 1. Es cuestión de matemáticas.

Cada antena de telefonía tiene unos costes de instalación y mantenimiento que repercuten en los precios de los consumidores. Cuantas más antenas coloques, más dinero costará montar y mantener las instalaciones. Y más caro será el servicio.

Y eso teniendo en cuenta, además, que poco importa en realidad que haya 10 antenas emitiendo a 1, o que haya 1 emitiendo a 10. A excepción de las personas que viven muy muy cerca de las antenas, el resto de la población recibirá la misma cantidad de radiación.

Y de todos modos, como hemos descubierto a lo largo de los artículos, ninguna radiación a la intensidad a la que está permitido emitir (y las emisiones reales están de lejos muy por debajo de los máximos permitidos) causa daño alguno en los sistemas vivos.

Finalizará en la quinta parte.

Leer más...

miércoles, 21 de mayo de 2014

Cicindela campestris, Mayayo y Faraday: #EEVwifi (tercera parte)

Continuación de la segunda parte.

Un estudioso de la electrohipersensibilidad

Hablamos con el doctor Emilio Mayayo (14:50). No tengo el gusto de conocerle, ni he oído hablar antes de él, pero es el primer (y único) científico consultado. 

Por lo visto, el doctor Mayayo no ha leído el mismo artículo científico que he leído yo y el señor de antes, y atribuye la lipoatrofia semicircular a causas diferentes: las radiaciones EM. Sí. Aunque ya habían sido descartadas hace un minuto. ¿Tiene este señor de ciencias algún estudio que lo demuestre? Buscando en la base de datos PubMed no aparece ninguno que lo tenga a él como autor, relacionado con la lipoatrofia semicircular. De modo que su argumento, de base, carece de validez. Esperaré a que publique algún artículo demostrando sus afirmaciones.
Revista científica típica.
Aquí se publican artículos científicos.

El caso es que el señor Catedrático «ha estudiado a fondo los efectos de la contaminación electromagnética»... pero si buscamos los artículos científicos que ha publicado al respecto solo aparecen cuatro, el último de los cuales es de 2009. El informe más reciente que he encontrado de la OMS es de 2011, de modo que ya han sido, todos los de Mayayo, tenidos en cuenta, y son de esos que la OMS califica como "de efectos artificiosos o no relacionados con la exposición".

Además, si los leemos encontramos algo interesante. Si tanto ha trabajado y solo ha publicado cuatro artículos en cinco años, probablemente tenga un fuerte efecto de sesgo de publicación —esto es, los experimentos negativos no los publica—.

Que no cunda el pánico.
Nadie ha demostrado que las
ondas EM causen daño alguno.
Y feliz día de la toalla*
El caso es que el doctor nos muestra los resultados de un estudio sobre la leucemia... que tampoco existe. ¿Qué garantías tenemos de que esas fotos no estén manipuladas? «Y sobre todo de los humanos», aunque tampoco ningún estudio de Mayayo se ha realizado en tal especie biológica. 

Para un experto que consultan y resulta que, de cara a las pruebas de que disponemos, miente.

La escuela en la que no enseñan física

Nuestro reportaje nos lleva ahora a un colegio vasco. El caso es que el plan Eskola 2.0 de informatización de las aulas, un gran avance tecnológico en la educación que, en mi opinión, bien podrían copiar los colegios del resto de España, choca contra la irracional opinión de algunos de los padres. Y luego pasa como en el colegio aquel en que los padres iban con cascos de papel de aluminio a protestar, y que L.A. Gamez nos mostraba en Magonia.

Pero este no es ese colegio. Este es otro, que para el caso, patatas. 

¿Y este "cole" fomenta la tecnofobia?
El caso es que en este colegio (18:12) lo que piden es que se de preferencia al cable frente a la conexión inalámbrica. Y así han hecho. «Queremos saber por qué les inquieta tanto la tecnología punta», nos dice la voz en off. Pues por tecnofobia, ¿no ha quedado claro a estas alturas?

El caso es que en otra escuela han conseguido el tema del cableado. Nos emiten unas imágenes que muestran unas grandes cantidades de cableado conectado eficiente y ordenadamente en diferentes soportes: 19:45, 19:49, 21:44, etc. Esta escuela se acogió al proyecto vasco de la escuela 2.0, pero sin wifi. Supongo que a lo que se acogieron fue a la escuela 1.5. ¿no?

Y yo pregunto. ¿En esa escuela no hay ningún profesor de física? Yo no llevaría a mi hijo a un colegio cuyos profesores son unos completos ignorantes sobre un tema que se estudia en la secundaria. 

La directora del "cole" nos empieza a soltar algunas falacias de autoridad y de población. Que si el consejo de Europa por aquí (que no es ningún órgano científico), que si los colegios franceses por allá (y como diría mi abuela, ¿si los colegios franceses se quieren tirar por un puente te tiras tú también?), y por supuesto, la falacia del principio de precaución.

¿Por qué es una falacia? Porque el principio de precaución se aplica sobre algo que tiene un riesgo medible y demostrado, o sobre un producto o agente que aún no se ha experimentado con él. Pero como bien dice la OMS:
«En los últimos 30 años, se han publicado aproximadamente 25.000 artículos sobre los efectos biológicos y aplicaciones médicas de la radiación no ionizante. A pesar de que algunas personas piensan que se necesitan más investigaciones, los conocimientos científicos en este campo son ahora más amplios que los correspondientes a la mayoría de los productos químicos.»
El tiempo del principio de precaución hace tiempo que ha pasado. Se conocen sus efectos sobre la salud, que, de nuevo citando a la OMS y como ya vimos al principio de este multi-artículo, es:
«Hasta la fecha, las pruebas científicas no apoyan la existencia de una relación entre estos síntomas y la exposición a campos electromagnéticos. Al menos algunos de estos problemas sanitarios pueden deberse al ruido o a otros factores del medio, o a la ansiedad relacionada con la presencia de tecnologías nuevas.»
Es decir. Tecnofobia.

¿Pero por qué digo que los profesores de esta escuela no tienen ni idea de física? 

Por el cableado.
Típico esquema del campo EM producido
por la corriente eléctrica pasando por
un cable o conductor.

Resulta que un cable es un conductor. Eso es fácil, ¿verdad?. Bien. Todo conductor que sufre una corriente eléctrica genera un campo electromagnético. ¡Qué sorpresa! El campo electromagnético generado por un cable se establece alrededor del mismo de forma concéntrica; es un campo cilíndrico que toma al mismo cable como eje.

Obviamente, como siempre, la distancia influye. Pero si la sensibilidad electromagnética fuera real, los niños que la padezcan verían sus pies en una situación muy comprometida al observar la imagen que vemos en el minuto 21:46. ¿No eran las radiaciones electromagnéticas malas malísimas?

Este principio físico descubierto por Michael Faraday se estudia en la secundaria. Si los profesores de ese colegio no lo conocen, no se merecen enseñar a un solo niño.

Continúa en la cuarta parte.

*Originalmente esta entrada iba a publicarse el día 25 de mayo, que es conocido como el Día de la Toalla en honor a D.Adams y sus obras; sin embargo, con el cambio de frecuencia de las publicaciones por petición popular vía twitter, al final esta entrada se ha adelantado.

No obstante, si leéis esto el día 25 de mayo, ¡feliz día de la toalla a todos!
Leer más...

martes, 20 de mayo de 2014

Cicindela campestris descargando electricidad: #EEVwifi (segunda parte)

Continuación de la primera parte.

Lipoatrofia semicircular

El programa continua buscando cómo reconocer un «edificio enfermo (sic.)» (5:35). Son edificios en los que «no se puede abrir las ventanas, está muy electrificado, tiene deficiencias de ventilación»... No sé muy bien qué tiene que ver esos fallos arquitectónicos con las ondas EM. 

Empiezan a hablar de un edificio que tiene una fachada hermética, que causa ausencia de ventilación (¿no tendrá un sistema de ventilación propio que funcione como sustituto de las ventanas?) o que tiene compuestos tóxicos (me encantaría que los mencionara, pero no lo hace). Pero vamos, que son temas que no tienen nada que ver con el tema que estamos hablando (¿están intentando también meter una cuña de quimiofobia?).

Vale. Hay un transformador eléctrico. Genera campos EM. Y contaminación EM del wifi, los teléfonos, la iluminación... que según «la normativa española no son ilegales pero que está demostrado que son peligrosos para la salud». ¿Pero alguien tiene algún estudio que acredite dicha demostración? Ya hemos visto la opinión de la OMS en función a todos los estudios científicos publicados hasta la fecha. ¿Disponéis de algún nuevo estudio científico, aun no estudiado por la OMS, que demuestre vuestra postura y, ya de paso, que acierte a demostrar dónde todos los demás artículos científicos han errado? Estaríamos todos encantados de que los aportaras.

Lipoatrofia en una pierna.
El video continua hablando de la lipoatrofia semicircular, que por lo visto, surgió de forma frecuente en las proximidades del edificio ese. De base se me ocurren muchos motivos por los cuales un problema de salud puede tener una zona como foco; la más evidente sería una intoxicación. Recordemos que nos ha dicho que el edificio tiene una fuente de productos químicos peligrosos en las proximidades. ¿Alguno de esos productos es volátil o entra en contacto con la gente por otras vías? 

En cuanto empiezas a buscar información científica veraz y verificable sobre la lipoatrofia semicircular, encuentras la solución. Es una enfermedad benigna y reversible que tiene como causantes principales la baja humedad relativa (¿causada por una mala ventilación?), probablemente las descargas electrostáticas (que son cargas de electricidad estática que se acumula en muebles de metal sin toma de tierra, que se descargan por contacto, y que no son campos EM) y hábitos posturales que causen microtraumas repetitivos en puntos localizados. Pero no. En el video nos dicen que esto es «una prueba visible y palpable de que los campos EM afectan a la salud de las personas» (tal y como defendían hace años algunos padres de los alumnos del colegio García Quintana de Valladolid), aunque en realidad no exista ninguna relación causal entre la enfermedad y los campos EM (como, se demostró, tampoco la había en el citado colegio pucelano). 

Entrevistador: «¿Y eso se cura?»
Alarmista: «Nadie conoce un tratamiento para la lipotrofia, pero cuando uno se va del edificio enfermo en semanas o meses desaparece el problema»

Resulta que yo sí conozco la cura de la lipoatrofia. Solo tienes que buscar. Es simple. Basta con eliminar esas pequeñas descargas de electricidad estática, corregir los problemas posturales (para reducir esos microtraumas repetitivos) y mejorar la humedad ambiental.

Todo eso se consigue si te vas del edificio, obviamente. También se puede conseguir corrigiendo algunas cositas del propio edificio, como cambiar el metal de las mesas por otro material o que las mesas tengan contacto de tierra, proporcionar sistemas de mejora en la postura (mejores sillas o reposapiés) y mejorar los sistemas de ventilación. Vamos, llamáme loco.

Bueno. El programa sigue dando bombo al tema de la lipoatrofia semicircular, entrevistando a una madre cuyo hijo tuvo esos síntomas.

9:33 Entrevistador: «¿Y cómo es vuestra vida cotidiana debido a la enfermedad de vuestro hijo?»
Madre: «Bueno, evidentemente es una vida muy ecológica, muy sana, nada de químicos en casa, a la hora de limpiar evidentemente todo tiene que ser "eco"...»
E: «¿Y las comidas?»
M: «Ecológicas»
¿Qué tienen que ver los epidídimos con ingerir Triticum aestivum?

En primer lugar equiparan «ecológico» con «sano», aun cuando no solo los alimentos ecológicos tienen muy pocos sistemas de seguridad alimentaria, sino que además las últimas alertas alimentarias producidas han tenido el origen en alimentos con certificación ecológica, como bien menciona J.M. Mulet en Tomates con Genes.

Un par de químicos.
Además, nos dicen que «nada de químicos en casa», y es que yo no sé qué tiene esta gente en contra de los pobres señores que se dedican a estudiar la química. No he podido evitar imaginarme a la señora esta amenazando a gritos con el cuchillo jamonero a esos cuatro señores con bata y matraces que han intentado entrar en su cocina para que se vayan de su casa —y hablo de su cocina porque es, al fin y al cabo, lo más parecido a un laboratorio de química que hay en una casa—. "¡En esta casa no podéis entrar, nada de químicos en casa!" gritaría la señora en esa imagen mental mía.
E: «Y respecto a las ondas EM en casa, el wifi, el...»
M: «Nada. Nada. En casa no hay wifi. Lo tenemos todo por cable. (...)»
¿Y televisión? ¿Y ordenador? ¿Tenéis teléfono en casa? ¿Y frigorífico? ¿Y horno microondas?... Todos esos aparatos emiten ondas electromagnéticas. ¿Y las bombillas? La luz de las bombillas también son ondas electromagnéticas, y millones de veces más energéticas que un simple wifi.

Diré más. ¿Tenéis cables?

De todos modos, lo de los cables y las bombillas me lo reservo para cuando tenga más relevancia.
M: «Evan solo puede llevar algodón (...) albornoces de lino, todo natural»
 ¿Por qué? ¿Porque lo natural es bueno? ¿Como la malaria? La malaria es muy natural. La cicuta también es natural. Y un meteorito. Qué penita me va a dar cuando descubra que todo ese algodón natural que compra para su hijo es en realidad tan transgénico como los billetes que usa para pagarlo.

La quimiófoba y tecnófoba ecomadre continua con su charla. Os dejo las demás tonterías a vosotros, lectores, (atentos a la «electricidad electromagnética») pero concluiré este capítulo con una frase que ella dice, que viene de perlas para el siguiente episodio.
M: «Evan no puede llevar zapatos que sean de goma, porque entonces no descarga.»

De paseo por la playa

Una playa en Pensacola, Florida
(imagen de la película Contact)
El «reportaje» da un salto, y nos muestran a una señora que empieza a bombardearnos con información. Consejos para que las Ondas del Mal nos afecten menos, y cosas así. 

11:50: «¿Nadie te ha explicado que [un inalámbrico] emite tres veces más radiación que una antena de telefonía móvil?»

Resulta que yo aquí tengo un teléfono inalámbrico. Emite 250mW. Que es igual a 0,25W. Una antena de telefonía móvil suele emitir unos 10W. Que es 40 veces más. Una bombilla incandescente media, por poner un ejemplo, emite entre 20 y 100W, en una frecuencia millones de veces más energética que las ondas de radio. Claro que luego hay que calcular el cuadrado de la distancia para ponerlo como denominador y... ese es otro tema.

El caso es que esta profesora necesita caminar por la playa, porque «así descarga la electricidad que acumula desde que le afectó» la enfermedad del capítulo anterior. El caso es que ella nos dice que esta enfermedad aparece cuando la electricidad que tu acumulas se descarga por un punto; lo mismo pero al revés de lo que decíamos antes: la electricidad estática acumulada en la mesa se descarga sobre tu organismo porque actúas como una toma de tierra. El caso es que a partir de dar la vuelta a un problema, obtienen como solución caminar por la playa. ¿Nadie más cree que todo esto es cada vez más absurdo?

La señora continua con los síntomas asociados. A saber:
«dolor de cabeza que curiosamente no tenía los domingos (...) luego apareció el insomnio»
Suena a excusa barata. Aunque tal vez tenga que ver con el estrés, o con una falsa percepción de riesgo fundada en un nocebo causado por un alarmismo social que está a su vez sostenido en afirmaciones carentes de validez científica.

«Resulta que los síntomas por separados los tienes que juntar y se llama "electrohipersensibilidad"(sic.).»

De esto hablaremos un poco más adelante, por el bien de la organización del artículo.

El caso es que vuelve al tema de los edificios de antes. Y resulta que estos dos edificios ya son seguros tras hacer algunas reformas. ¿Acaso ya no hay ondas electromagnéticas? No. Nada de eso. Nos muestran en las imágenes (13:35) algunas de las mejoras del edificio, que son poner tomas de tierra en las patas de las mesas de metal para evitar que se carguen de electrostática. ¡Coño! ¡justo lo que yo propuse al principio! Además, este señor al que ahora mismo entrevistan nos dice que el problema estaba en la instalación eléctrica —supongo que estaba montada de una forma que favorecía la acumulación de electricidad estática en los muebles de metal, generando esos calambrazos— y en la humedad relativa del ambiente. ¡Joder! Pensaba que este programa iba sobre ondas EM. Ellos mismos han reconocido, sin saberlo, que los campos EM no tienen nada que ver con esa enfermedad.

El señor este nos reconoce en 14:00 que las ondas EM «no eran el factor principal»... aunque luego vuelve a hablar de electrosensibles. Vaya. Parece que todo el capítulo anterior ha quedado descartado como argumento, definitivamente.

Y el cacao que tiene la madre del pobre Evan en la cabeza es minino. Esa mujer debería volver al instituto. A mi el chiquillo me da mucha pena.

¿Qué? Sí. Electrohipersensibilidad. Vale, vale, ya llego a ese capítulo.

Continúa en la tercera parte.

Leer más...