frases

jueves, 18 de diciembre de 2014

¿Funciona la Homeopatía? Diferencias con la Fitoterapia

Recordando artículos antiguos de FantasyMundo.

Últimamente se habla mucho sobre la homeopatía, un tema que se ha convertido en habitual, especialmente después de el Ministerio de Sanidad decidiera abrir la veda a los productos homeopáticos, preparando una normativa para regularlos, con el fin de comercializarlos (1). Además, también está aquella participación en la televisión pública, en la que una presunta médica (y digo presunta, porque no he visto su título) recomienda a una telespectadora rechazar los medicamentos contra el asma, en favor de productos homeopáticos (2).
¿Pero entonces, ya se están comercializando?
Sigue leyendo en FantasyMundo

viernes, 12 de diciembre de 2014

Éste es mi Allosaurus — Video

Os presento la segunda entrada de la serie de videos «Éste es mi dinosaurio». Hoy os presento un Allosaurus de la marca Schleich, modelo de 2007.

Allosaurus es un terópodo carnosaurio descubierto en Colorado a finales del siglo XIX.

Éste video va dedicado a todos los habitantes de León que me regalaron la pieza.

Espero que os guste.


Leer más...

jueves, 4 de diciembre de 2014

El cambio climático y las alergias al polen

Recordando un artículo antiguo de de FantasyMundo.

Es un hecho que las modificaciones ambientales producidas por el cambio climático global ocasionan cambios en el comportamiento de las plantas. El aumento de las temperaturas y del contenido de CO2 atmosférico y la menor disponibilidad de agua afectan directamente al ciclo de vida de las plantas: hace que florezcan más, y por tanto, que produzcan más polen. Ese aumento del polen se ve reflejado en la atmósfera, dado que el viento es el medio que utilizan muchas plantas —las denominadas anemófilas— para dispersarse. Eso no genera problemas con las plantas que presentan flores grandes, vistosas y olorosas, pues éstas usan animales, normalmente insectos —entomófilas— y por tanto no causan alergias. 
Este aumento de polen en el aire puede contribuir al incremento de casos de alergia, ya que además, hay un cambio en el momento de floración de algunas especies respecto a otras, que provocaría que pudieran coincidir en el tiempo granos de polen de diferentes especies alergénicas  
Además, también ocurre como efecto de estos cambios, una modificación de los lugares donde crecen las plantas, lo que provoca el desplazamiento de los lugares de aparición de polen alergénico a nuevos territorios y a la sustitución de unas especies de plantas por otras.

Sigue leyendo en FantasyMundo
Leer más...

domingo, 30 de noviembre de 2014

Eppur si muove

Hace unos días estuve en una publicación de Facebook participando en conversaciones amistosas que me han resultado reveladoras.  Estas conversaciones rondaban alrededor de un señor que últimamente se está dedicando a dar la vuelta a España con una charla bajo el brazo; el título cambia en función del lugar donde se celebre, pero de forma general, la charla viene a ser la misma.

A lo largo de ese tiempo, en esa misma página de Facebook ha habido personas que han aportado datos científicos serios y respaldados sobre la evidencia, como @qmph_es o @Solof1sincirco, a los que mando un saludo, y algunos más que para mi son desconocidos pero que han demostrado tener un pensamiento crítico y racional; y por otro lado, también ha habido personas que han defendido posturas que no solo carecen de ninguna evidencia real, sino que son abiertamente peligrosas.

Estas personas hablan de censura porque al agricultor no se le ha dejado dar una charla en universidades ni centros públicos de varios sitios de España en los que lo ha intentado. Lo que ellos ignoran —accidental o deliberadamente, supongo que según el caso— es que estas charlas no se han cancelado por mero afán censor, sino que se ha hecho porque el tema a tratar en ellas tenia un cáriz abiertamente pseudocientifico rozando lo anticientifico, y se divulgaba una desinformación que puede ser muy peligrosa.

Este señor entre otras cosas dice que el SIDA «no es para tanto» y que se puede curar con infusiones de plantas.

Este señor afirma que el cáncer (cualquiera, no especifica ninguno) se puede curar comiendo hojas de Kalanchoe, una planta de la que hablaré a no mucho tardar, que si bien no es tóxica en una cantidad, digamos, cotidiana, si que tiene una gran concentración de mucílagos que pueden provocar daños gastrointestinales, sobre todo en personas que tengan sensibilidad en el sistema digestivo (algo que es muy común en un paciente que recibe radioterapia o quimio).

Este señor afirma que el ébola se puede curar con éxito absoluto consumiendo las nueces de una planta africana, Garcinia kola, de la cual ya me habréis visto escribir.

Incluso este señor ha llegado a recomendar que no se haga caso al médico y que los medicamentos los reduzcamos de dosis según pasa el tiempo para, cito textualmente "hacer nuestra propia homeopatía", tal y como nos informaba @ikutram.
ikutram
Tómate lo q manda el médico, pero lo vas reduciendo como microdosis; tu propia homeopatía
23/11/14 21:36

Ninguna de esas afirmaciones tienen el respaldo de ninguna autoridad científica y médica, y tampoco han sido demostradas en ningún momento en estudio científico alguno. Algunas, de hecho, suponen un riesgo con el simple hecho de usarlas, y por supuesto, ese riesgo se hace extremo si al hacerlo se abandona el tratamiento de verdad, el que funciona.

Es un auténtico peligro epidemiologico.

Entre su panda de adeptos en esa conversación me he encontrado de todo. Una persona (que no voy a hacerle la humillación de decir su nombre) ha llegado a decir que si se «enfermara de ébola nunca iría a un hospital, sino que haría vida normal» y se «curaría con plantas». Esa actitud no solo es prácticamente una condena a muerte para esa persona —podríamos decir que se lo ha buscado pero yo todavía tengo conciencia, y en realidad si ocurriera, seria por ignorancia, y la ignorancia es una enfermedad que se cura estudiando—; esta actitud también supone un riesgo para la salud pública que no es tolerable. Es un riesgo epidemiológico con piernas.

Si esa persona de verdad piensa así, es un peligro para la población, y si solo lo dice por, digamos, «ánimo troll», sigue siendo un gran peligro si otra persona llega y se lo cree.

Otra de esas personas participantes en el demencial debate ha alegado que ese conocimiento, el de las plantas que curan, «no se puede hallar en publicaciones científicas porque éstas están controladas por la 'farmafia'», una especie de mafia farmacéutica y no les interesa que eso se sepa.

Sin embargo, tal y como funciona la ciencia, la industria farmacéutica, y los procesos de farmacognosia —que es la ciencia que estudia los principios activos que se presentan en las plantas, su extracción, su cuantificación... vamos, el estudio de las plantas medicinales—, es absurdo.

Si de verdad hubiera una planta que curara cualquier tipo de cáncer, como dicen del Kalanchoe, a la industria farmacéutica le harían los ojos chiribitas, las diferentes empresas perderían el culo por entrar en una carrera por descubrir cual es el principio activo responsable de esa curación, cual es la dosificación con mayor eficacia a menor riesgo y cual es el mejor método de administración, todo bajo los estrictos controles del ensayo clínico, antes de que lo descubran los demás.

Aquella empresa que ganara esa trepidante carrera investigadora, podría patentar el nuevo medicamento y lo podría vender al precio que le saliera de sus epidídimos. Su eficacia seria, sin duda, superior al de la planta en bruto, porque en todo momento se conocería la cantidad exacta de fármaco que se está metiendo al cuerpo y lo podrían mantener bajo control, algo que es imposible de realizar en una planta cuya concentración de principios activos es muy variable, dependiente de una enorme cantidad de factores ambientales y además en la que las interacciones mucho mayores, por no presentar el principio activo aislado sino una mezcla de todo un poco; la gente va a seguir teniendo cancer, eso no va a cambiar, así que se seguiría vendiendo ese fármaco, la farmacéutica que se hiciera con ese descubrimiento podría forrar su sede central con billetes morados sin despeinarse, y el equipo de investigación tendría una cita con el Nobel ese mismo año.

«Pero es que la quimio mata», decían otras voces discordantes, en su idea de que si algo que funciona hace daño, lo que no funciona es seguro mejor; y es verdad que en ocasiones la quimio puede ser muy agresiva. Pero yo prefiero vivir diez años pasándolo mal durante los dos primeros por la quimio, y con riesgo de morir por culpa de la medicación, que morir con certeza a los seis meses con un cáncer, entre estertores y sufrimiento.

En la medicación se toma en cuenta el riesgo y el beneficio. Y eso también es importante. Si un fármaco hace más mal que bien, no se usa. Es sencillo. Y la quimio es un veneno. ¡Claro! Todo lo antitumoral lo es, incluso aunque sea de origen natural como los principios activos del tejo. Son venenos, porque es lo que interesa; hay que matar a un grupo de células que se reproducen sin control, que es lo que es un cáncer, y la mejor forma es envenenarlo. Es normal que como efecto secundario, la persona también se envenene. Hay que buscar la molécula que mejor envenene al cáncer con la menor toxicidad para la persona. Y es algo muy difícil, en lo que las empresas farmacéuticas y la investigación pública gasta millones de euros anuales. ¡Y todo se podría solucionar con una plantita! Ojalá. Las cosas no son tan sencillas.

Es normal que esas cosas no se permitan en una institución cientifica seria. No se puede dar ningún halo de credibilidad, aunque sea simplemente con el nombre de una universidad, a gentuza que engaña a personas enfermas y necesitadas a costa de su propio sufrimiento. Es repugnante.

Pues esta gente, esta gente que se vende como mártir de su particular religión, esta gente que se vanagloria de superar esa falsa censura a la que dicen que les sometemos, esa gente que grita por una presunta libertad de expresión, la libertad de expresarse mediante la difusión de mentiras peligrosas y el fomento de esa visión anticientifica tan arriesgada, toda esa gente opta a su vez por censurar; ellos optan por eliminar los comentarios constructivos y correctos que se escriben bajo el amparo de la ciencia mas rigurosa, deciden acallar las voces discordantes que sueltan gotas de cordura en ese maremagnum de necedad; prefieren borrar cualquier tipo de mensaje que simplemente ponga en duda su particular dogma y que pida un simple estudio clínico que demuestre tan peligrosas afirmaciones; claro que lo hacen, saben que no existen.

Supongo que no les gusta que salga a colación el artículo 26 del código deontológico de la medicina que prohíbe —y transcribo de memoria— dispensar y prescribir productos cuya eficacia no este demostrada científicamente en ensayos clínicos.

Claro que, si algunos médicos ya de base se saltan ese molesto artículo prescribiendo homeopatia, no veo por que no se lo iba a saltar un agricultor que ni siquiera tiene formación en medicina ni en ninguna otra rama biosanitaria.

Recordad. La medicina de verdad, la medicina basada en la evidencia, a veces no cura. Pero las pseudoterapias anticientificas no curan nunca. Por favor, reflexionad.

Y a los que deciden vetar el pensamiento crítico con el fin de proteger su fe, solo puedo decirles: eppur si muove.


Edición del 15 de diciembre.
Podéis encontrar más información referente al tema que he tratado en el blog Bitácora de un Profe de Ciencias y en Qué mal puede hacer.
Leer más...

jueves, 27 de noviembre de 2014

Emergencia de ébola en España: Luchando contra la desinformación

Recordando un artículo de FantasyMundo.

Con la triste noticia del primer caso confirmado de contagio el virus ébola fuera de África ha saltado la alarma social. Es algo natural, dado que se trata de un virus muy peligroso, y ni los medios de comunicación ni la gente de la calle han tardado en dar a conocer sus perspectivas y sus puntos de vista al respecto.
Muchas son las cosas que se afirman acerca de este virus y de la enfermedad que produce, y no todas son ciertas. Hay muchos mitos, muchas verdades exageradas hasta rozar la falta de cordura, y también mucha despreocupación en otros aspectos, según con quién hables.
Y como yo siempre he defendido, ninguna opinión me parece siquiera aceptable si no está sustentada sobre las evidencias empíricas que la ciencia nos aporta. Es un tema muy delicado, demasiado delicado como para dejarnos llevar por el «he oído por ahí que…», o por las opiniones sesgadas, desinformativas o basadas en la ignorancia —no sabría decir cuál de las tres es la causa, o si están causando sinergia— emitidas, por ejemplo, por una señora que está licenciada en ciencias políticas y sociología, y que no tiene la más mínima idea de epidemiología a pesar de dirigir el ministerio correspondiente.
Sigue leyendo en FantasyMundo.
Leer más...

lunes, 24 de noviembre de 2014

Soy un simio africano

«Yo soy un simio. Soy un simio africano y estoy orgulloso de ser un simio africano y usted también debería estarlo» - R.Dawkins
Yo también soy un simio. Es algo que sabemos desde que Charles Darwin formuló la Teoría de la evolución mediada por la selección natural.

Hoy la teoría ha crecido, ha madurado. Muchas cosas que Darwin desconocía hoy son fácilmente comprobables. La evolución biológica es un hecho, y la actual Teoría sintética de la evolución es una de las teorías científicas más exitosas, más precisas, más exactas y mejor construidas de la historia.

Gran parte de los conocimientos que tenemos en campos como la biología, la paleontología, la ecología, la agricultura y ganadería, la biotecnología e incluso la medicina proceden directamente de los descubrimientos realizados gracias a la sólida base de la biología evolutiva. La teoría sintética de la evolución es tan óptima, que ha realizado predicciones de gran precisión.

Gracias a esa magnífica y brillante teoría, sabemos que los seres humanos somos primates. Hay gente a la que eso le puede parecer molesto. No comprendo por qué. Yo me siento orgulloso de ser un primate.

Y vosotros también deberíais estarlo.

Feliz día del orgullo primate.

Artículos del 2011 y del 2013.
Leer más...

jueves, 20 de noviembre de 2014

Vacunas: Su importancia para la salud pública, efectos secundarios y mitos

Otro artículo de FantasyMundo

No nos cabe duda de que los avances médicos son vitales a la hora de mejorar la calidad de vida, y de ellos pocos han sido tan efectivos en esta tarea como los antibióticos. Ya en el pasado expliqué las ventajas y también los inconvenientes del uso de estos fármacos, que han ayudado a extender la esperanza de vida de una forma más que evidente; sin embargo hoy pretendo hablar de otro gran avance en la ciencia médica que genera una gran controversia social: las vacunas.
En el ámbito social hay una gran disputa sobre la efectividad, la seguridad y la ética detrás de la vacunación. Hay movimientos que promueven la no vacunación de los niños. Esgrimen generalmente argumentos tales como que las vacunas nunca han demostrado ser ni seguras ni eficaces; aducen que los ingredientes empleados para la elaboración de las vacunas son altamente tóxicos, incluyendo metales pesados, y, citando textualmente, «virus modificados genéticamente». Con esto, arguyen que las vacunas infantiles no son solo causantes de autismo, sino que además los efectos secundarios atribuidos a la vacuna son muy numerosos y peligrosos.

Sigue leyendo en FantasyMundo 
Leer más...