frases

lunes, 25 de abril de 2016

Granadas, buhardillas y "bulebares"

Seguimos con las charlas y los medios de comunicación.

Ya está disponible para todos mi charla breve en Granada, durante el evento Desgranando ciencia 3. Podéis verlo aquí a partir del minuto 59:10.

Del mismo modo el pasado sábado día 23 participé en el podcast de Sevilla Web Radio La Buhardilla; el audio lo podéis encontrar aquí.

Y el próximo martes día 26, a las nueve de la noche, podréis encontrarme en el evento Ciencia en Bulebar, en el café Bulebar, Alameda de Hércules nº 83, Sevilla, para hablar del mismo tema.

... Debería empezar a cambiar el tema de mis charlas e intervenciones y empezar a hablar de invasiones biológicas, que al fin y al cabo será el tema de mi tesis.

¡Nos vemos el martes en el Bulebar!

domingo, 17 de abril de 2016

No te lo creas

Desde hace un par de semanas llevo realizando un nuevo proyecto en mi actividad divulgadora de la ciencia y el pensamiento crítico, un podcast titulado «No te lo creas», y con previsión de que todos los lunes salga un capítulo nuevo.

Fáciles de escuchar, serán audios de tan solo dos minutos y medio, en cada uno de los cuales trataré un tema relacionado con el escepticismo científico y el pensamiento crítico, y siempre bajo el rigor que se merece.

El primer cappítulo lleva por título #1 - ¿La evolución es solo una teoría? No te lo creas.
Para poder dar solución a esta pregunta primero tenemos que saber qué es una teoría, en el contexto científico.
Podrás encontrar más información en los siguientes enlaces: (1, 2, 3)
El segundo capítulo es  #2 - ¿Electrosensibilidad? No te lo creas.
¿Es cierto que hay personas capaces de percibir o incluso padecer problemas de salud a causa de las radiaciones electromagnéticas no ionizantes de baja frecuencia, como la del teléfono móvil o el wifi?
Podéis encontrar más información en los siguientes enlaces: (1, 2, 3, 4, 5)
La voz de presentación del podcast es cortesía de Yaiza.

El texto y la voz del podcast es de mi autoría.

De cara a los temas a tratar en el podcast «No te lo creas» se admiten sugerencias del mismo modo que se admiten para los videos del canal de youtube y para los artículos del propio blog; podéis mandar vuestras sugerencias con total confianza a curiosabiologia@gmail.com y si alguno de los temas tratados procede de dicha sugerencia, en el texto adjunto al podcast se especificará adecuadamente.

Del mismo modo, el podcast está abierto a participación. La forma de participar es la siguiente.

Se me enviará un correo electrónico a la dirección de contacto con el asunto «colaboración no te lo creas». En el cuerpo del mensaje aparecerá el título del episodio, los datos personales del autor (nombre y apellidos, cuenta de twitter si corresponde, y profesión o afiliación) y el texto que se proponga para el podcast, acompañado si es posible de referencias bibliográficas adecuadas.

La duración del podcast es de dos minutos y medio, incluyendo entrada y cierre, por lo que el texto debe de tener una longitud aproximada de tan solo entre 180 y 220 palabras. Los textos no se subirán directamente, sino que habrá una revisión previa, y la decisión de que un texto se publique o no en el podcast es, en ultima estancia, mia.

Por supuesto, cuando un capítulo tenga este origen, se especificará en el texto adjunto al podcast la autoría del texto.

Dicho todo esto, espero que disfrutéis de los próximos episodios de «No te lo creas». No lo olvidéis, todos los lunes a las 12:00.

Leer más...

miércoles, 13 de abril de 2016

La ciencia y el humo de las plantas medicinales en la radio

Hace poco, en Radio Andalucía Información, participé en el programa El Radioscopio con motivo de la próxima charla que daré en Granada el día 17 de abril en el evento Desgranando Ciencia, del cual ya os hablé aquí.

Aquí podéis encontrar el audio del programa completo, por si es de vuestro interés. A partir del minuto 44:15 encontraréis mi intervención, aunque yo os recomiendo que escuchéis el programa completo, pues no tiene desperdicio.

Un saludo, y nos vemos en Granada.
Leer más...

viernes, 11 de marzo de 2016

Si la homeopatía funcionase

La homeopatía está de moda últimamente, aunque no por los motivos por los que a ciertas empresas les gustaría.  Podríamos decir que el primer chubasco que inició la tormenta que estamos viviendo fue el cierre del máster de homeopatía de la Universidad de Barcelona, aunque en realidad ya había unas cuantas lluvias antes.

Pero no es de eso de lo que quiero escribir hoy; de eso ya han escrito muchos, y mejor de lo que podría yo hacer. No. Quiero hacer una reflexión sencilla. ¿Qué pasaría en nuestro mundo si la homeopatía funcionara?

El insomnio

Si la homeopatía funcionase, no existiría el insomnio en el mundo. Me explico.

Cada vez que haces un café y lo viertes en una taza, puedes ver cómo el líquido humea. En este proceso no solo es el agua lo que se está evaporando; también se está liberando a la atmósfera ínfimas cantidades de aromas, cafeína y otros compuestos químicos procedentes del café.

Al liberar esta pequeña cantidad a la atmósfera, rápidamente se diluye en el aire. Y como todos sabemos, en el aire también hay vapor de agua. 
¡Ese vaporcillo bueno!

Los movimientos atmosféricos servirían como un buen sistema de «dinamización y sucusión», que viene siendo agitar. De modo que el agua de lluvia llevaría el «espíritu curativo» del café. La gente bebe agua, eso es un hecho. Y el agua que consumimos ha pasado por la atmósfera. De modo que, si la homeopatía funcionara, mientras la gente siga elaborando café, todo el mundo estaría consumiendo café homeopático. Y me refiero al sentido más amplio de la palabra «mundo». Nadie sufriría insomnio.

Catarros y gripes

Si la homeopatía funcionase, sería muy fácil eliminar todos los catarros y gripes del mundo. Me explico. 

Una aburrida forma de lavar un recipiente
Una conocida marca de productos homeopáticos elabora, mediante el método korsakoviano, un preparado que se obtiene del hígado, jugo pancreático y corazón de un pato, que tras dejar que literalmente se pudra, diluyen 200 veces. 200 veces usando el método de Korsakov, que viene siendo... lavar el matraz 200 veces. Lo llaman 200 K. A este producto se le atribuye la nada ignorable propiedad de curar y prevenir catarros y gripes.

Es comprensible que el proceso de lavar el recipiente con agua un total de 200 veces hace que el producto se encarezca. Pero en realidad tampoco haría falta hacerlo muchas veces. Es una idea loca que se me ocurre, que bien podrías, cuando llevas 198 K, en lugar de tirar el contenido, verterlo en otro matraz limpio, y luego en otro, y en otro, y en otro... hasta que se te acabe. No sería difícil obtener con este método una batería de varios cientos de matraces que, al llenarlos de agua, todos ellos serían 199K. A partir de cada uno de esos cientos de matraces 199K podrías repetir el proceso, y conseguir sin mayor dificultad que la de la mano de obra (agitar sobre una Biblia lleva su trabajo) varias decenas de miles de matraces 200K
Ni grazna como un pato...
Ni anda como un pato...
Ni nada como un pato...
Porque es el virus de la gripe.
Pero es que tampoco haría falta verter ese agua sobre las pastillas. No haría falta. De ningún modo. Solo tienes que ir a las fuentes de agua de donde la gente se abastece, y verter unas gotas de ese matraz en el lago, laguna, estanque, río, manantial o fuente correspondiente. 

O aún mejor, evaporarlo como hicimos con el café. Dejar que se evapore y que sea la atmósfera la que distribuya por todo el planeta el... el espíritu curativo de... del hígado del pato...  y termine así, gracias al agua de la lluvia, en las fuentes de agua de todo el planeta. Y nadie volvería a sufrir gripes ni catarros, nunca más.

¿Que suena inverosimil? No me lo digáis a mi. Decídselo a los homeópatas.

El cáncer

Si la homeopatía funcionase, no existiría el cáncer el mundo. Me explico. 

Es por todos sabido que existen moléculas y factores físicos que producen cáncer. Desde las radiaciones ionizantes hasta el tabaco, generan de una u otra forma estos desagradables efectos. También hay algunos que tienen un origen genético, por supuesto.

Este cuento ya os lo sabéis
Pero la homeopatía no mira la enfermedad, sino los síntomas. De modo que no importa cuál sea el origen de un cáncer, sino los síntomas que tenemos. Es decir, no importa el origen del cáncer, sino el cáncer en si mismo.

Y lo similar cura lo similar. ¿No?

Como —por ejemplo— los rayos X son potenciales generadores de cáncer, que es lo que queremos eliminar, no debería costar mucho irradiar con rayos X un tubito lleno de agua, diluirlo unas cuantas veces, no sé, un 30CH puede estar bien, y una vez hecho el tema de las agitaciones y la Biblia, y eso, sencillamente seguir cualquiera de los dos metodos antes propuestos: o echar unas gotas en cada fuente de agua, o evaporar el líquido resultante con el consabido resultado: el agua evaporada arrastrará el «espíritu curativo» de los rayos X a la atmósfera, y el agua de lluvia se convertirá en una medicina contra el cáncer.

Podemos seguir así todo el día

Si la homeopatía funcionase, no existiría el Sida; podríamos usar cualquier factor que genere inmunodeficiencia, incluida una muestra del VIH, para  generar un producto homeopático y con él realizar el proceso que desde este momento denominaré de dinamización atmosférica.

Si la homeopatía funcionase, no existirían las alergias. Solo necesitaríamos una pequeña muestra de un alérgeno productor de cada tipo de alergia y hacer la dinamización atmosférica.

Si la homeopatía funcionase, no existiría el asma. Solo necesitas dinamizar atmosféricamente cualquier agente que produzca asma.

Si la homeopatía funcionase, no existiría... no existiría la enfermedad. Ninguna enfermedad existiría, porque cualquier posible nueva enfermedad podría tratarse sin mayor problema usando el agente que la provoca y... realizar la dinamización atmosférica correspondiente.

Si la homeopatía funcionase... Si la homeopatía funcionase, una buena parte de lo que sabemos de biología, química y física sería falso.

Si la homeopatía funcionase... ay, si la homeopatía funcionase... Ya. Y, como dijo el Sr. Scotty, si mi abuela tuviese ruedas sería una bicicleta.
«Si mi abuela tuviese ruedas sería una bicicleta»
Montgomery Scott (Star Trek)
Leer más...

viernes, 12 de febrero de 2016

#DiaDeDarwin: un ejemplo de evolución observable

Hoy, 12 de febrero de 2016, se cumplen 207 años del nacimiento del famoso naturalista inglés Charles Darwin.

Desde hace unos cuantos años se viene celebrando en este día, el día de Darwin, en favor de la divulgación de la teoría científica descubierta por él, y su defensa frente a corrientes anticientíficas movidas por ciertos sectores de fundamentalismo religioso.

En esta ocasión presentaré un ejemplo de evolución que es observable y que, de hecho, se realiza de forma habitual en el periodo estudiantil en la carrera de biología. Un experimento sencillo y fácil de comprender, que da muestra fehaciente de la realidad que se esconde tras el proceso que conocemos como evolución biológica.

Además estreno un nuevo estilo de video que siempre me ha resultado atractivo. Espero que os guste.

Espero que os guste mi camiseta.


Leer más...

martes, 9 de febrero de 2016

INFIERNO

Hoy tengo algo que decir a todos aquellos religiosos que tienen la mania de sacar a colación el infierno en los debates o conversaciones. A todos aquellos que te advierten de que si no sigues los consejos que, según ellos, su deidad concreta y específica impone, estarás condenados a sufrir eternamente una indecible e inimaginable tortura.

A todos vosotros, tengo algunas cosas que deciros, y os las voy a decir. Si eres un creyente de ese tipo y alguien te ha enlazado este artículo, es porque has hecho exactamente eso, y quien te lo haya enlazado opina exactamente lo mismo.

Quiero dejar claro que no hablo de todos los creyentes en dioses, sino de solamente aquellos que te amenazan con un infierno solo por no creer en lo que ellos creen. Si crees que cada uno es libre de creer o no creer, y que lo importante es ser buena persona, y no lo que esa persona crea o no crea, enhorabuena. Me caes bien.

1. Ad Baculum

Se conoce como falacia ad Baculum al argumento que implora al miedo al castigo para dar validez a la premisa sobre la que se asienta. Este sofisma se ve muy bien representado en el caso que nos atañe:
Si no crees en Dios / Alá / Jehová / Yahvé / la Gran Tetera, arderás eternamente en el infierno.
 La amenaza de tortura eterna no valida, de ningún modo, la existencia del personaje citado previamente. La amenaza con el infierno no hace a tu deidad algo real, y por supuesto, amenazarme con una tortura eterna no va a hacer que crea en tu deidad.

2. Tortura para el alma

Hay un problema en el argumento de la tortura eterna. Y es que ésta siempre llega después de que muera. Es decir, no me estás amenazando con torturarme hasta que muera, sino con que voy a ser torturado una vez haya muerto.

Y eso genera un pequeño problema. Y es que yo ya estaré muerto. Y no hay forma en que puedas torturar a un muerto. Bueno, puedes intentarlo, puedes cortarlo en pedazos, quemarlo, echarlo en un tanque con ácido… puedes meterle palillos entre la uña y el dedo si quieres. Al muerto le va a dar igual, ya está muerto. No vas a obtener ninguna reacción. No le vas a hacer daño. No le vas a conseguir torturar. Porque está muerto.

Pero es una tortura para el alma

Eso tampoco tiene sentido. Suponiendo muy laxamente que definimos "alma" como el conjunto de nuestras emociones, de nuestros pensamientos, de nuestra conciencia, o incluso la imaginación; si definimos "alma" como cualquier conjunto de aspectos cognitivos o mentales; consideremos como lo consideremos,  el "alma" no es más que un conjunto de reacciones fisicoquímicas y biológicas de un órgano llamado cerebro. Un órgano que muere en el momento en que nosotros muere. Cuando el cerebro muere, todas esas reacciones fisicoquímicas y biológicas, todo pensamiento e idea, todo rastro emocional o de conciencia, todo sentimiento y todo producto imaginativo, cesa. 

Creer que un cerebro muerto puede pensar equivale a creer que un estómago muerto puede digerir.

Y si intentas definir el alma como algo más allá de la mera biología, te encuentras con un problema: no puedes demostrar su existencia. La navaja de Ockham nos invita a rechazar cualquier entidad cuya existencia sea innecesaria y no esté demostrada, y la navaja de Hitchens nos lleva a su vez, a rechazar cualquier argumento que incluya este tipo de afirmaciones no demostradas.

Pero supongamos que de algún modo fuese posible sufrir una tortura eterna… Vamos a apartar este incómodo aspecto y dar el paso siguiente, a sabiendas de que ningún paso por delante de este tiene ya sentido alguno.

3. La misericordia de la tortura eterna

¿En qué tipo de mente enferma cabe pensar que una persona merece una tortura eterna sólo por no aceptar una evidente fantasía?

Sólo por usar su cerebro de forma racional; solo por no aceptar la existencia de aquello cuya existencia no está adecuadamente probada —o que según como lo definas, es demostrable su inexistencia—; sólo por ser capaz de pensar por mi mismo, ya crees que merezco un indescriptible tormento para siempre (y eso es mucho, mucho tiempo). Con eso estás destrozando la idea de que tu dios sea bueno y misericordioso.

Un dios bueno no torturaría a nadie. Un dios misericordioso perdonaría a la gente las cosas malas. Pero sobre todo, un dios bueno y misericordioso no condenaría a alguien solo por pensar. ¿Por qué un dios crearía a una persona con un cerebro, para condenarlo después sólo por usar ese cerebro de forma racional? Cuando yo quiero que alguien me conozca, me presento, me doy a conocer. ¿Si tan importante es para esa deidad que la gente le conozca y crea en él, por qué no aporta evidencias de su existencia? ¿Por qué no se presenta y se da a conocer, demostrando ser quien dice ser? 

Y dado que no ha hecho nunca tal cosa, ¿bajo qué autoridad puede ese dios condenar a alguien que no cree en él, si él no ha demostrado existir nunca? 

Veamos. Es como si yo digo que tengo una pelota saltarina que, cuando la dejas caer sin aplicarle fuerza alguna, y tras rebotar, sube más alto que el punto inicial desde el que cayó. ¿Suena absurdo? Lo es. Es algo que viola las leyes de la física. Sin embargo, te digo que creas que esa pelota existe. Te exijo que creas en la existencia de esa pelota mágica capaz de crear energía. No te voy a enseñar la pelota. Nunca te la voy a mostrar. Pero si no crees que esa pelota existe, te torturaré.

¿Tiene sentido?

Pero no es dios el que te condena, tú eres libre y te condenas tu mismo por no creer, por eso se le llama el salvador.

Eso es un absurdo. Si soy libre de ser condenado o no, elijo inmediatamente no ser condenado. Sin embargo, no funciona así, ¿verdad?

Por supuesto que —en el irreal escenario en el que estamos— es la deidad la que te condena. Por supuesto. Y puedo explicarlo.

Según los mitos, es dios el que crea el infierno. Según los mitos, nada puede suceder que sea contrario a la voluntad de ese dios. Y de nuevo, según los mitos, es dios el que establece las normas según las cuales, la gente va al cielo o al infierno.

Dios es un mafioso.

Es un mafioso que te obliga a aceptar una ayuda que no necesitas a cambio de que le pagues un dinero que no puedes pagar.

Una ayuda que nunca llega.

Y que cuando no tienes dinero, te lleva al sótano con varios de sus matones, y te dice con tranquilidad: «tienes que pagarme, porque si no lo haces, te tendré que arrancar los dientes, dislocar los dedos y partir las piernas».

Ese es dios. Es el que crea un escenario según el cual, o haces lo que él te dice, o te condena. 

Esa ayuda que no necesitas se llama religión. Ese dinero que no puedes pagar se llama fe. Y ese jefe mafioso es dios. Y si sus matones (a.k.a. "demonios") te terminan arrancando los dientes, dislocando los dedos y partiendo las piernas, no eres tú el que ha elegido eso. Tú no eras libre de elegir entre la tortura o la salvación. Y de ninguna manera, tú no eres el causante de que te partan las piernas, te arranquen los dientes y te disloquen los dedos.

Porque a lo mejor tú, creyente, sí que puedes pagar ese precio que es la fe, pero yo no tengo fe. Yo no puedo pagar a ese mafioso.

Y eso me lleva al último de los problemas.

4. Culpabilizando a la víctima

El punto 3 era, obviamente, ficticio. Yo no creo en la existencia de ese dios, ni tampoco creo en la existencia del infierno. No considero que exista modo alguno en que un muerto pueda ser torturado, ni veo tampoco ningún crimen en el ateísmo que justifique una tortura.

Pero hay gente que lo cree.

Que lo cree fervientemente.

Y eso genera un problema.

La culpa de que vayas al infierno es tuya, por no aceptar a tu salvador. Tú eres el responsable de lo que te pase.

Esa gente cree que la culpa de que el mafioso te rompa las piernas, es tuya. Que tú eres libre de pagar o no pagar, y que sabías que no pagar te iba a llevar a ser torturado, y que el último responsable de que sufras esa tortura eres tú, por no pagar.

Y eso no solo es enfermizo, sino que da cuenta de algunos problemas que no son difíciles de ver en la sociedad moderna.

Porque si una chica es violada, la culpa es de su violador, no de ella. Aunque la chica fuera vestida "demasiado fresca".

Porque si un niño es acosado por sus compañeros de clase, la culpa es de sus acosadores, no de él. Aunque el chico sea el favorito de los profesores y no sepa pelear.

Porque si un hombre es matado por otro, la culpa es del asesino, no de él, aunque el fallecido tuviera una deuda millonaria con el homicida.

Porque si una mujer es maltratada por su marido, la culpa es del bastardo maltratador, no de ella por no querer hacerle la colada.

La chica puede vestir como le de la gana, y eso no te autoriza a violarla. El niño puede ser como sea, que eso no te da derecho alguno a acosarlo. Si tienes un problema porque ese señor te debe dinero, pídeselo o llévalo a los tribunales, pero no tienes ningún derecho a matarlo. Y esa mujer es libre de hacerte la colada si quiere, y si no quiere hacerlo no hay autoridad ninguna que le obligue a ello; te la haces tú, que tienes manos; que ella se niegue no te da derecho a levantarle la mano.

Las religiones abrahámicas tienen interiorizada esa tendencia a culpabilizar a la víctima. La tienen muy profundamente interiorizada, ya que esa es la base del infierno. Si no sirves a dios caes al infierno, y si caes al infierno es culpa tuya.

Pues no me da la gana.

Si ese es vuestro dios, me parece un personaje deplorable, miserable, malévolo y ruin. Tu dios es el violador. Tu dios es la panda de niños acosadores. Tu dios es el cerdo maltratador. Tu dios es el asesino.

Tu dios no es ningun juez. El que se sienta en el banquillo de los acusados no puede ser juez.

Y si vuestro dios existiese, me encantaría tenerlo delante solo para poder decírselo. Porque total, iría a terminar igualmente en el infierno, y no hay nada peor. ¿no?

5. Respetando personas, no creencias

Solo me queda una cosa que me ronda la cabeza con este tema. Es una pregunta que me encantaría que algún creyente en el infierno me respondiera, aunque nadie aún lo ha hecho satisfactoriamente.

¿Por qué quereis ser mis enemigos?

Yo respeto a las personas.  Yo respeto a las personas por lo que son: miembros de mi misma especie que merecen recibir de mi lo mismo que a mi me gustaría recibir de los demás.

Yo no respeto las creencias. No considero que ninguna creencia sea respetable sólo por ser una creencia. Para que una creencia sea respetable, se tiene que ganar el respeto. Por ejemplo, la creencia de que los judíos / los negros / los homosexuales / las mujeres / los rubios son inferiores al resto, no merece ningún respeto. Se siente. Respetaré, de entrada, a la persona, crea en lo que crea, en tanto en cuanto él no falte al respeto. Pero de ningún modo puedo respetar esa creencia.

Las creencias, por ser creencias, no tienen por qué ser respetadas.

Sin embargo, muchos religiosos anteponen las creencias por encima de las personas. Creen que su creencia merece más respeto que las personas. Eso lo he visto cientos de veces. Y el motivo es este mismo: si no crees lo que yo creo, mereces el infierno.

¿Por qué?

¿Por qué quieres ser mi enemigo?

En el momento en que me dices que merezco el infierno estás atacándome de forma abierta y directa. Estás faltando el respeto a mi persona de una forma brutal. Y lo estás haciendo únicamente porque no comparto tu creencia. ¿Te das cuenta? Estás valorando tu creencia por encima de a la persona que tienes delante.

¿Por qué lo haces?

En el mismo instante en que consideras que merezco ser torturado para toda la eternidad estás trazando una linea entre tu y yo. Estás colocando una barrera que además solo va en un sentido: tú contra mi.

No me verás a mi trazar esa barrera basándome en lo que creas o no creas. No. Yo esa barrera la trazaré en función de tus actos, no de tus creencias. Puedo respetar tus creencias o reprobarlas, pero nunca diré que mereces ser torturado solo por creer en algo en lo que yo no creo.

¿Por qué trazas esa linea? ¿Por qué colocas esa barrera? ¿Por qué me infravaloras de ese modo? ¿Por qué me deseas cosas malas? ¿Por qué no podemos ser amigos?

Pero es que yo no creo que merezcas el infierno sólo por no creer en dios.

Entonces no tengo ningún problema. Seamos amigos. Aunque has de saber que la Biblia es muy clara con ese tema, tal vez tú, en tu mente, reinterpretas las "sagradas" escrituras, cogiendo solo lo bueno y rechazando lo malo. Y eso está muy bien (aunque la Biblia prohibe hacerlo). Demuestra que eres muchísimo más moral que el dios de la Biblia leido de forma literal. Enhorabuena.

Esto último lo digo por todos aquellos que, creyendo en algún dios abrahámico, siguen siendo personas coherentes que aceptan a los demás sean como sean.


Leer más...

martes, 2 de febrero de 2016

Desgranando ciencia

Me complace mucho informaros de que el domingo día 17 de abril de este año 2016 estaré en el evento de divulgación científica Desgranando Ciencia, para hablar brevemente de ciencia y pensamiento crítico, centrándome en la ciencia que hay tras las plantas medicinales y el oscuro humo pseudocientífico que las envuelve.


Comparto cartel con grandes de la divulgación española como J.M. Mulet, José Cervera, Arturo QuirantesJosé Manuel López NicolásTxema Campillo, Guillermo Peris, Fernando Cuartero, Oihana Iturbide, Laura Morrón o el gran José Antonio Pérez.

Al lado de ellos yo parezco bastante pequeño, pero os garantizo que daré guerra.

Podéis ver el programa completo del evento, que durará del 15 al 17 de abril, en la página web de Desgranando Ciencia.

Nos vemos en Granada.

Edición 14/04/2016

Aquí podéis encontrar mi intervención en el Radioscopio, programa de Radio Andalucía Información acerca de mi participación en el evento. 
Leer más...