frases

viernes, 3 de febrero de 2017

Medicina de verdad vs anticiencia homeopática

Este artículo lo presento como un contraargumento del artículo que recientemente ha salido en la página web cuerpomente.com, que lleva por título «Medicina ‘alternativa’ vs medicina oficial», y lo hago porque se presenta en un apartado que llaman «A DEBATE», por lo que me tomaré la libertad de hacer lo que se hace en un buen debate.

Los párrafos que aparecen en rojo son extractos del artículo original, que no reproduciré de forma íntegra. Ahí arriba tenéis el enlace por si queréis leerlo entero.

La validez de diversas medicinas complementarias sigue siendo cuestionada por sectores que se amparan bajo la bandera de la "ciencia" para atacar aquello que funciona y cuenta con millones de seguidores en todo el mundo
Empezamos mal. Primero, la bandera de la ciencia es la única bandera que tenemos en medicina; así lo establece el código deontológico de la medicina en su artículo 26, que cito.
Artículo 26
1.‐ El médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente.
2.‐ No son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida. 
En segundo lugar, para afirmar que algo funciona es necesario aportar evidencias de que es así, y nunca nadie ha demostrado de forma satisfactoria que la eficacia de la homeopatía sea superior a un placebo.

Y en tercer lugar, que algo tenga millones de seguidores no lo convierte en verdad. Hay miles de millones de personas que creen en el dios de la Biblia, y ese monstruo ni existe ni ha existido nunca.

A día de hoy surgen las mismas preguntas, las mismas personas y otras más que levantan la voz contra lo alternativo, contra lo que no está oficializado.
Hola. Aquí uno de los de siempre. La medicina es una, la que funciona. La medicina alternativa de curar con azúcar tiene tanto sentido como la arquitectura alternativa de construir edificios con vigas hechas de caramelo. Y si os hacemos las mismas preguntas, es porque nunca habéis sido capaces de contestarlas.
están surgiendo bajo el nombre de la ciencia grupos perseguidores de todo lo que según ellos no es científico.
Lo bueno de la ciencia es que no está sujeta a subjetividades. Hay cosas que son científicas, cosas que son parcialmente científicas, y cosas que no son científicas. Y la homeopatía no está lo que se dice cerca de la ciencia. Las afirmaciones de los homeópatas son basadas en la fe, y la ciencia no se ocupa de la fe.
Los de mente cerrada se parapetan tras el escudo de la ciencia
Afortunadamente tenemos ese escudo, el de la ciencia, para protegernos de los charlatanes y los viles estafadores que nos venden azúcar a precio de azafrán como si fuera un remedio de verdad. Prefiero tener la mente cerrada, a abrirla tanto como para que mi cerebro se caiga al suelo, no vaya a ser que llegue alguien a pisotearlo.

empleando palabras despectivas hacia el contrario y cercanas al insulto con gran agresividad intelectual.
Es curioso que, en todas y cada una de las discusiones que he tenido con personas fanáticas de la religión homeopática, yo he presentado datos científicos y demostraciones empíricas y han sido dichos dogmáticos los que han apelado al insulto y las descalificaciones gratuitas. Es algo que puede verse en cualesquiera de los artículos que he escrito sobre homeopatía y que han sido comentados. De hecho, recientemente contesté a comentarios de esa naturaleza en el video de mi suicidio homeopático de hace unos años. Parece que se cree el ladrón que todos son de su condición.
Existen unos grupos pseudo-escépticos que invierten tiempo y dinero en desacreditar lo que desconocen
 Los que se quejan de que emplean con ellos descalificaciones y agresividad intelectual, ahora exhiben en todo un alarde de sorprendente originalidad [sarcasmo] un lenguaje despectivo, empleando el menos famoso como incorrecto término «pseudo-escéptico», y acusando, sin saber, a los demás, de ignorantes.

Conozco lo básico sobre homeopatía.
No lo digo yo, lo dice Boiron.
Bueno, algunos de nosotros no seremos tan ignorantes. Hay médicos, físicos, abogados, farmacéuticos, biólogos... no parece un muestrario de ignorancia precisamente. Documentos firmados por premios Nobel, otros firmados por cientos de profesionales de la ciencia... Ignorantes todos.

Bueno, dejo mis títulos oficiales de Boiron por aquí.


Se camuflan detrás de un lenguaje científico: "No hay evidencia". Es su expresión estrella que repetirán las veces necesarias en los medios necesarios, redes sociales, medios de comunicación escritos o audiovisuales.
También tengo conocimientos sobre
homeopatía para catarros y gripes.
Boiron dixit.
Y la seguiremos repitiendo hasta que sucedan una de estas dos cosas:

  1. Aporteis evidencias
  2. Dejéis de dar el coñazo
No es culpa nuestra que todos los ensayos clínicos demuestren que la eficacia de la homeopatía es indistinguible de un placebo. 


Con respecto al medicamento homeopático, "hay más de 1.500 trabajos de investigación básica y seis metaanálisis positivos hacia la Homeopatía". Su contestación más común: "Ya, pero no hay evidencia científica, porque no puede ser así y además porque no me da la gana”.
Vaya, así que pasamos de la descalificación y la agresividad intelectual con el empleo de términos despectivos, a directamente la difamación y la calumnia.
Y sé tratar con homeopatía los problemas
  de salud asociados a la mujer.
¿Ignorante yo?

El problema de decir cosas que son mentira es que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. En primer lugar, los miles de trabajos de investigación básica a los que haces referencia son, en su mayor parte, artículos publicados en la "prestigiosa" revista Homeopathy, que por si el lector no lo sabe, fue retirada del JCR por tener un alto nivel de ; aparte, la calidad de un peer reviewed tan sesgado como el que puede tener una revista cuyos editores defienden dogmáticamente algo, deja mucho que desear. No es a los artículos básicos a los que hay que echar el ojo, sino a los metaanálisis. Esos son los importantes.

Cinco de los seis metaanálisis que ellos siempre citan son el de la revista Lancet (1997), a manos de Linde (et al.), que entre otras cosas dice que «la evidencia de nuestro análisis sería más concluyente si hubiese pruebas rigurosas, a gran escala y reproducibles de modo independiente de fenómenos homeopáticos en al menos algunas enfermedades»; el de Shang (et al.), de la misma revista (2005), que expone que hay poca evidencia, y que «este descubrimiento es compatible con la noción de que los efectos clínicos de la homeopatía son efectos placebo»; el de la British Medical Journal (1991) de Kleijnen (et al.), en cuyas conclusiones establecen que la evidencia es «insuficiente para establecer conclusiones definitivas porque la mayoría de las pruebas eran de calidad metodológica baja y por el efecto desconocido del sesgo de publicación»; el de Journal of Clinical Epidemiology (1999), también de Linde (et al.), que reconoce que cuanto mejor es el ensayo, peores los resultados, y corrige su publicación anterior advirtiendo que «nuestro meta-análisis (Lancet 1997) sobreestimó los efectos del tratamiento homeopático»; y el de Cucherat (et al.) de la European Journal of Clinical Pharmacology (2000) que, si bien parecen arrojar algun resultado esperanzador, «la fuerza de esta evidencia es baja debido a la baja calidad metodológica de las pruebas».

Vamos, que los cinco metaanálisis demuestran que la mayoría de los estudios hechos en homeopatía son metodológicamente hablando una chapuza, y los pocos que son sólidos demuestran lo que hemos venido diciendo: que la homeopatía tiene la misma eficacia demostrada que los ositos de gominola —tal vez menos, pues dichas gominolas llevan proteínas y vitaminas aparte del azucar de la homeopatía—.

El sexto metaanálisis al que hacen referencia sinceramente no sé cuál es, y como, a diferencia de mi, el autor del artículo no se ha dignado a dejar referencias, solo me queda inferir que, en base a los datos observados, probablemente se trate de otro metaanálisis que arroja resultados negativos y que según el autor, son positivos.

Tal vez se refieran al de 2008 de Lüdtke y Rutten —éste último, homeópata— en Journal of Clinical Epidemiology, donde se muestra que «los resultados de los ensayos dependían de una serie de parámetros externos, como la calidad metodológica del ensayo, el idioma de publicación, el tipo de publicación, y la precisión del efecto», y no se mojan en ningún punto del artículo a adjudicar resultados —ni positivos, ni negativos—.

O tal vez se refieran a este otro, publicado en 2014 en Systematic Reviews por Mathie (et al.), y subvencionado por la British Homeopathic Association, donde se expone, como viene siendo costumbre, que «la calidad global de la evidencia fue baja o poco clara, evitando conclusiones decisivas» y que se siguen necesitando más estudios de alta calidad.

Porque obviamente no se van a referir a este otro metaanálisis publicado en la revista del National Health and Medical Research Council australiano en el año 2015, ya que es probablemente el más exhaustivo y contundente estudio realizado hasta la fecha, y concluye que:
«No existían condiciones de salud para las cuales existía evidencia confiable de que la homeopatía fuera eficaz. 
»Para algunas condiciones de salud, los estudios informaron que la homeopatía no fue más eficaz que el placebo. 
»Para otras condiciones de salud, algunos estudios informaron que la homeopatía era más eficaz que el placebo, o tan eficaz como otro tratamiento, pero esos estudios no eran confiables. Para convencerse de que los beneficios de salud reportados de la homeopatía no sólo se debían al azar o al efecto placebo, tendrían que ser confirmados por otros estudios bien diseñados con un número adecuado de participantes. 
»Para las condiciones de salud restantes no fue posible hacer ninguna conclusión sobre si la homeopatía era eficaz o no, porque no había suficiente evidencia».
Para mucha más información al respecto, recomiendo el libro «Homeopatía, va a ser que no» de Arturo Quirantes, que lejos de decir «no hay evidencia porque no me da la gana», desgrana argumento por argumento toda la charlatanería que rodea a la magia azucarada hahnemanniana. Y el libro es gratis, así que no podéis decir tampoco que esté vendiendo nada.

¿En serio alguien os ha dicho que la homeopatía no funciona porque no le «da la gana»? Sinceramente no me lo creo.
Y les va bien ya sea por su efecto placebo, por las creencias de ambos o por lo efectiva que es la medicación
Ya hemos visto que si la homeopatía "le va bien" a alguien —debe de ser jerga médica especializada— no es por lo efectiva que es la medicación, porque no lo es. Si "les va bien" por el placebo o por las creencias de quien sea, está usted faltando al código ético de la medicina previamente citado.
Algunos datos revelan que más del 90% de la medicina convencional no está evaluada con el método científico.
Esa es una afirmación muy, muy contundente. Esperaba encontrar bibliografía científica que demostrara tal afirmación, pero parece que se les ha olvidado colocar el enlace... Solo apela a la falacia de autoridad.

Pero acabemos.

La OMS apoya la promoción el estudio la investigación y utilización de todos los recursos que nos puedan aportar la medicinas tradicionales en la mejora de la salud.
Estamos de acuerdo. Y, al margen de la falacia ad antiquitatem, cuando esas medicinas tradicionales demuestran aportar una mejora en la salud, pasamos a llamarlo medicina. La homeopatía lleva 200 años vendiendo azúcar a precio de especias, afirmando cosas que nunca ha podido demostrar, y alardeando de méritos que nunca ha tenido. Es bueno que promovamos la inclusión médica de técnicas tradicionales que funcionen. Pero si no funciona, no es medicina.

Y la homeopatía no funciona.

2 contribuciones:

Cristopher Richter dijo...

HEEL ME ESTAFÓ!!! ABAJO EL ENGYSTOL XD.

Santi dijo...

Se agradece el artículo y el enlace al libro de el profe de física Vary.
En la farmacia a la que voy, han quitado un expositorcillo de Boirón que asomaba en la estantería...En 7 años y tres cuartos ya no habrá colegio médico que soporte la vergüenza de apoyar semejante ficción :).
Venga.

Publicar un comentario

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.