frases

miércoles, 17 de junio de 2009

Verdades absolutas... CASO 3

Analicemos unas cuantas afirmaciones que en Bachillerato y cursos previos (o incluso posteriores) se dan casi como verdades absolutas, o que son tomadas por la gente en general como tales (leyendas urbanas), cuando en realidad, o no son generalizables a la totalidad de los casos, o bien son absoluta y completamente falsas.
En la tercera entrega de Verdades absolutas, nos metemos (no demasiado, que no es de mi rama) con la fisiología del ejercicio…

Las agujetas (nombre médico mialgia diferida, aunque eso lo entenderán ellos, como su excelente caligrafía) son esos dolores tan molestos que tanto tocan la moral cuando un buen día te levantas del sillón y decides hacerte cien abdominales de una sola sentada. Y se producen a partír del siguiente planteamiento según Assmussen en el año 1956:

El exceso de ejercicio en un músculo obliga a éste a trabajar más. La respiración se acelera para poder administrar oxígeno suficiente, así como los latidos cardíacos. Pero si la cantidad de oxígeno que llega al músculo sigue sin ser suficiente, éste empieza a realizar una fermentación anaeróbia, láctica. Mediante esa fermentación, el músculo obtiene menos energía que con las rutas normales, pero a falta de pan, buenas son tortas, y el musculo va tirando… el ácido láctico acidifica el medio (es un ácido, es lo que mejor sabe hacer) y además, cristaliza. Al cristalizar, hace que se rompan las microfibrillas que se chocan con él. Entre el cristalito, y el medio ácido, ahí está el dolor.

¿Y si digo que el ácido láctico cristaliza por debajo de 5ºC? ¿y que además el ácido láctico es reabsorbido y conjugado en otras moléculas?... no me voy a meter mucho en este tema, porque es más para la fundamental (y que me corrijan ellos si me equivoco) pero parece ser que el ejercicio exagerado en un musculo poco entrenado, produce directamente, por el estrés que supone, la rotura de microfibrillas, en patrones aleatorios… y termina produciendo una microinflamación, y el característico dolor que todos conocemos. Todo esto lo han defendido muchos científicos y muchos experimentos, rechazando completamente lo que decía Assmussen (Vaya nombrecito)… entre otros, Miñarro en 2002. Y el ácido láctico no tiene ninguna culpa, el pobre…

¡Clonc!, ahí va la tercera verdad absoluta… y tira de la cadena cuando acabes.

• Asmussen E. "Observations on experimental muscle soreness". Acta Rheum Scand 1956; 2:109-116
• López Miñarro, P.A. "Mitos y falsas creencias en la práctica deportiva". Editorial Inde. 2002.

2 contribuciones:

Anónimo dijo...

Vary, me permiti la licencia de recomendar tu blog entre mis bloggers conocidos y bueno, te paso el enlace del blog Tierra de dinosaurios, donde recomiendan tu blog:
http://colectivosalas.blogspot.com/2009/06/blog-sobre-biologia.html

Espe

Vary Ingweion dijo...

Muchas gracias!!!... de inmediato coloco éste en los links de interés de Curiosa Biología...

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.