frases

martes, 6 de noviembre de 2012

Cuando religión, homofobia y pseudociencia se mezclan

En primer lugar, estoy de celebración.

Celebración, porque ésta es la entrada número 150 de este blog.
Celebración también porque tengo 911 seguidores en el twitter @CuriosaBiologia mientras escribo esto y eso me hace feliz.
Y celebración porque me he decidido a llevar a cabo un par de nuevos proyectos para este blog, que de momento son sorpresa, pero que si finalmente los llevo a cabo y salen bien, espero que os gusten…

Y de tanta celebración tiene que salir algo en limpio. Y es un premio. Para aquel follower que resulte ser el número 1001 (y no es necesario que lo pida, ya me daré cuenta yo de quién es) recibirá un pequeño regalo. No os esperéis un gran regalo, porque yo, como sabéis, hago un doctorado sin beca, y estoy parado; pero me puedo permitir un detallito, recuerdo del blog. Así que ya sabéis, ¡dadme fuelle!

De modo que el follower número 1001 recibirá una mención pública y un mensaje directo vía Twitter, y en éste último se le pedirá una dirección de correo postal a la cual enviar de forma completamente gratuita el regalito de marras.

----------
En otro orden de cosas, vamos a ir directamente al tema del post en cuestión.

La palabra de un dios "bueno" y "justo".
Ya de base me parece bastante absurdo aquello de que los religiosos piensen que la homosexualidad sea una enfermedad, que los homosexuales sean unos degenerados, o esa estupidez de que –y cito textualmente– «Dios odia a los maricas». Y los motivos por los que me parece absurdo, y una soberana estupidez, por no cambiar de terminología, los resume muy bien mi querido amigo Javis en su últimamente abandonado blog.

Pues bien. Cual fue mi sorpresa que hace poco, me enteré gracias a Arantxa F. R. de una noticia que afirma que hay un grupo de fundamentalistas católicos homeópatas que dicen curar la homosexualidad gracias a la homeopatía.

Y lo primero que a mi me viene a la cabeza es un estallido de carcajadas.



Y después, me paro a pensar. Y lo primero que pienso es… ¿Esto va en serio?

"La terapia homeopática para curar la homosexualidad tarda entre uno y un año y medio. Primero hay que hacer una anamnesis homeopática. Después hay que tomar entre seis y siete remedios homeopáticos diferentes en intervalos de aproximadamente ocho semanas"
Pues sí. Va en serio.

Vayamos por partes.

Por lo visto, primero hay que hacer una anamnesis homeopática. Para los que no sepáis lo que es esto, la anamnesis es la recogida de los datos subjetivos del paciente y todos los datos médicos previos y familiares. Es decir, lo que viene siendo formalizar un historial médico y tomar datos para realizar un diganóstico.

Me imagino la anamnesis en este caso. "Sí, Doctor. Le comento, porque estoy preocupado. Imagine que voy por la calle y veo una pareja, pues en vez de fijarme en el culo de ella, que sería lo normal… pues no. Me fijo en el culo de él. Además, he tenido fantasías sexuales con Johnny Depp y con Antonio Banderas. Doctor, ¿qué tengo? ¿Es grave?"… Ejem ejem.

«Tómese usted tres bolitas de estas
debajo de la lengua, dos veces al día
y ya verá qué bien le va su problema
de intolerancia a la Sacarosa»
Después de la estupidez anamnética del asunto, se supone que se administran entre seis y siete "remedios" homeopáticos (tan útiles en realidad como Remedios Cervantes… o incluso menos… como ya hemos visto en otras ocasiones, 1, 2) de ocho semanas cada uno de ellos, para llevar a cabo un tratamiento de entre un año y año y medio… Aunque a mi no me salen las cuentas. En el caso de tratamiento más largo, ocho semanas por siete "remedios" son en total 56 semanas… Es decir, un año y un mes. Me sobran cinco meses. No se especifica qué se hace con ellos. A lo mejor son plazos de descanso entre "remedio" y "remedio".

No. No voy a dejar de entrecomillarlo. La homeopatía no se lo merece.

Y cuando terminas ese año (o año y medio) de tomar agua con azúcar envasado en seis o siete cajas de diferentes colores –que aunque pongan cosas diferentes en esas cajas, vienen siendo lo mismo: agua con azúcar–, se supone que te has curado.

¿De qué?

Pues de la homosexualidad. Que yo me sigo preguntando cuáles son los remedios homeopáticos que utilizan en este caso. ¿Hay alguna planta que al comértela te vuelvas gay? ¿Tal vez se use, por hacer la broma, el veneno de la Cobra-Gay, diluido a la 200 CH?

 Bueno. Entonces, la homeopatía cura la homosexualidad, hemos dicho. ¡Y no es el único remedio! Hay más. Concretamente…
"Hay tres maneras de curar la homosexualidad. La espiritual, la médica-homeopática y la médica-psicoterapéutica"
Es decir. Que si no te gusta la homeopática, siempre puedes rezar o ir al psicólogo.

Claro.

Vale. ¿Qué es la homosexualidad, entonces?. Según la American Psychological Association
"La homosexualidad es una orientación sexual que se define como la interacción o atracción sexual, afectiva, emocional y sentimental hacia individuos del mismo sexo." 
Bandera con el arcoiris de seis bandas
símbolo del colectivo homosexual.
¿Es una enfermedad? Pues no, señores. No es una enfermedad. Es una orientación sexual. Desde 1973, la comunidad científica internacional considera que la homosexualidad no es una enfermedad. La OMS lo reconoció a partir de 1990. Está muy claro. Incluso ya Freud en 1935 –si la carta es cierta–, independientemente de lo acertadas de sus hipótesis sobre el psicoanálisis, afirmaba que la homosexualidad «no es un vicio, ni un signo de degeneración, y no puede clasificarse como una enfermedad», añadiendo que perseguir la homosexualidad era una «gran injusticia y una crueldad».

De acuerdo.

De modo que nos queda claro que la homosexualidad NO es una enfermedad. Está claro que sólo hay una cosa que podría curar una enfermedad que no existe: una terapia que no funciona.

Bueno. 

Está claro que nunca es un buen tema ese de la homofobia. Hay gente que, lamentablemente, sigue mirando mal cuando dos personas del mismo sexo hacen muestras de afecto. ¡Déjales en paz, leches! ¿Acaso yo me meto en temas de con quién te lías tú? No, ¿verdad? Pues eso. 

Esa homofobia muchas veces viene acrecentada por las falsas creencias en estupideces –como que los gays están poseídos, locos, desviados o que son odiados por un dios–, que en una gran variedad de casos, viene dada por unos ideales y dogmas religiosos… que no termino de entender. ¿No es el dios bíblico judeocristiano del nuevo testamento un dios de amor? ¿Por qué iba a odiar a dos personas que se aman, independientemente de cual sea su sexo?

Y todo esto empeora aún más si se junta con una pseudociencia en auge, y de uso creciente en vistas del mayor distanciamiento entre la ciencia y la sociedad, producido por una crisis que… bueno. No voy a hablar de política.

En resumen. Hoy hemos podido ver cuánto daño puede hacer la ignorancia.

Si es que...


1 contribuciones:

Ilya Alanís dijo...

Me encantó tu blog. Estoy de acuerdo con lo que en él expresas. Desgraciadamente existen muchas personas que se empeñan en sostener barrabasadas y tonterías para desprestigiar el movimiento gay. Me he topado con sujetos que creen que hay una conspiración mundial para homosexualizar a la población, que piensan que Shakespeare no vale la pena por las sospechas de homosexualidad que en él recaen. Me he encontrado cada sujeto que la verdad me inspiran lástima como seres humanos. No quieren a los homosexuales, denigran a las mujeres lesbianas o que se defienden de la Biblia, texto que atenta contra la dignidad de la mujer. Tienen sus mitologías sobre un pedestal e insultan a todo mundo. Pero si uno "blasfema" contra su ser inexistente, es tachado de oscuro y satánico. Satanás, que gran tipo, lástima que no existe.

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.