frases

lunes, 4 de noviembre de 2013

Organismos transgénicos: ¿... u organismos genéticamente modificados? (1)

No es un tema, el de los organismos transgénicos, que yo haya comentado mucho en este blog. Apenas un par de entradas han versado sobre el asunto, y mientras que uno de ellos lo trataba desde un punto estrictamente semántico, el otro era una mera transcripción.

Sin embargo, no deja de ser un tema que, sobre todo últimamente, está de candente actualidad, y un montón de gente habla —muchos de ellos, sin saber— sobre «los transgénicos».

También se escucha un montón de cosas sobre «agricultura ecológica», sobre «organismos modificados genéticamente» (OMG o OGM), sobre Monsanto, arroz dorado, berenjenas y maíz BT... y un montón de cosas similares.

Y ya va siendo hora de que escriba una serie de artículos (tres) sobre todo este mejunje de cosas, poniendo cada una en su lugar, y poniéndoles las etiquetas que les corresponden...
Parece que algunos exageran un
poquito, ¿que no? (Pais de locos)

¿Organismo genéticamente modificado u organismo transgénico?

Sobre todo desde el grueso de la población general, aunque también algunos sectores que pretenden estar especializados en estos temas, existe la creciente creencia de que estas dos cosas son lo mismo, de que se refieren a los mismos organismos. ¿Es así? Vamos a definir.

¿Qué es un organismo transgénico?

Un organismo transgénico (desde ahora OT) es aquel al que, mediante procesos naturales o técnicas artificiales in-vitro, se le ha introducido uno o varios genes que pertenecen al genoma de otra especie diferente. Generalmente el número de genes introducido es menor de cinco, son genes muy bien definidos, cuya función es de sobra conocida, y con el cual se pretende mejorar el organismo de alguna manera, para que produzca o deje de producir algún componente.

Por ejemplo, si nosotros aislamos el gen humano que fabrica la insulina y lo introducimos en una bacteria, ésta «aprenderá» a fabricar insulina (que tiene ventajas sobre el uso de personas: es mucho más fácil de reproducir, desarrollar, multiplicar, y con la que es mucho más fácil experimentar e investigar,  además de las implicaciones éticas). Esa bacteria podremos utilizarla para obtener insulina, que será molecularmente idéntica a la humana, lo cual será muy útil para tratar, por ejemplo, la diabetes.
Arroz dorado. (Antamara)
Otro ejemplo. Si nosotros aislamos un gen que fabrique ß-caroteno (precursor de la vitamina A) y lo introducimos en una parte del genoma de la planta del arroz —una parte que sólo se exprese en las células de la semilla— obtendremos semillas de arroz (o granos) con un alto contenido en vitamina A. Esto puede ser realmente útil en lugares donde la alimentación tiene ese cereal como alimento primario, y donde por circunstancias climáticas, las fuentes de vitamina A son muy escasas. 

Un ejemplo más. Sabemos que la toxina denominada Cry, procedente de la bacteria Bacillus thuringiensis, es tóxica para los insectos, aunque es inocua para los mamíferos. Es tan cierto esto, que las esporas de esta bacteria se utiliza en la agricultura ecológica —ya hablaremos más adelante de ella— como pesticida, para eliminar a los insectos patógenos del cultivo. Sabemos cuál es el gen que sintetiza la proteína en cuestión (aunque son varios genes, levemente diferentes, que afectan a diferentes insectos según cada caso, pero... por simplificar). Si aislamos ese gen, y lo introducimos en la planta que queremos plantar, por ejemplo, en berenjena o en maíz, listo. Si además, lo introducimos en una sección de la cromatina que sólo se exprese en la raíz, el tallo y las hojas, pero no en los frutos ni semillas, ya lo tenemos. Tenemos plantas que fabrican la toxina por si mismas, pero que sólo afectará a los insectos que ataquen a dicha planta —porque la proteína se queda en sus células—. Además, aunque sabemos que es inocua para el ser humano, no va a haber ningún problema con posibles alergias, porque la proteína no se encontrará en los frutos ni las semillas, que es la parte que nosotros los humanos vamos a comer. ¡Y ya no necesitaremos echarle las esporas de la bacteria!.

Esos ejemplos son tres ejemplos reales (insulina, arroz dorado y berenjenas y maíces BT respectivamente) de OT. 

¿Y qué es un OGM?

Literalmente, es un organismo que ha sufrido una modificación genética, entendemos que de forma artificial.

¿Y qué es una modificación genética? Pues sí, por ejemplo, la transgénesis es un tipo de modificación genética. Pero no es el único. Realizar una selección artificial de una serie de plantas, realizar cruzamientos entre los que me gustan, y sembrar el resultado que me gusta, y hacerlo durante generaciones, conlleva acumular cambios evolutivos —en un proceso de evolución artificial—. Esos cambios se reflejan en el genoma de la planta que estás seleccionando. Al cabo de unos cuantos años —y la humanidad lleva más de diez mil haciendo esto— terminas acumulando tantas modificaciones genéticas que la planta que obtienes es radicalmente diferente a la planta silvestre original. Esos cambios pueden ser de varios miles de genes —en ocasiones, más de diez mil—, que son muchos, muchísimos más que los cambios generados mediante el proceso de transgénesis.

Comparando el maiz silvestre original (izquierda) con el maíz moderno.
¿Se nota la modificación genética de los últimos milenios? (La ciencia y sus demonios)
¿Y las poliploidias? ¿Y las hibridaciones? ¿No son acaso modificaciones genéticas también? Un poliploide es un organismo que presenta varias copias duplicadas de sus cromosomas; un híbrido es un organismo que presenta medio genoma de una especie, y medio genoma de otra distinta. Esas modificaciones son muy superiores a las llevadas a cabo por la selección artificial, y mucho mucho más por tanto, de los organismos transgénicos.

De modo que, si bien es cierto que los organismos transgénicos son organismos genéticamente modificados, no solo es falso que sean los únicos, sino que, comparativamente, los transgénicos están mucho menos modificados de su planta origen (recordemos que son entre 1 y 5 genes) que cualquier otra técnica de modificación (que va entre los varios miles de genes y el 50% del genoma completo).

En resumen. Todos los OT son OGM, pero no todos los OGM son OT. La mayor parte de lo que nos comemos ha sido artificialmente modificado —con excepciones puntuales como las frutas que obtenemos directamente del medio natural, la pesca y la caza, cuyas modificaciones, de haberlas, han sido pocas e involuntarias—.

Continuará...

0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.