frases

lunes, 11 de marzo de 2013

Cota de malla de plata (III)

Continuación de «Cota de malla de plata (II)»


¿Puede una onda de teléfono móvil alterar un sistema biológico?

No. No puede. Las ondas de los móviles no. Por todo lo antes explicado. No tiene suficiente energía para alterarlo. Esto incluso cerca de las antenas de radio y telefonía, que utilizan intensidades relativamente elevadas. Si hablamos de la bajísima intensidad emitida por un terminal móvil, wifi o un receptor de radio doméstico, es aún más evidente.

No obstante lo evidente, se han llevado también estudios, dada la alarma social que suscita. Si eliminamos los estudios parciales como los que podemos encontrar aquí —que con un rápido vistazo a su metodología y al tratamiento de los resultados, podemos observar que caen en hipótesis ad-hoc, que no utilizan doble ciego, que no presentan validez estadística, que no son estudios replicables y/o que no admiten contraste ni revisiones por pares— y nos ponemos a buscar estudios científicos serios, en doble ciego, replicados, contrastados y revisados por pares, rápidamente encontramos que no hay. No hay ni un solo artículo científico con revisiones por pares que demuestre una correlación entre las ondas de baja frecuencia y los síntomas mencionados. 


Es más, en los pocos casos en que se ha llevado a cabo un estudio —innecesario, de todos modos, dado lo antes explicado—, en todos los casos se atribuye un efecto nocebo, o lo que es lo mismo, que si la persona cree que le hace daño, entonces sufre los síntomas.

En resumen. Es como el "pues a mi me funciona" de la homeopatía, pero en su versión negativa. En este caso estamos ante un "pues a mi me hace daño".

Pero la OMS dijo…

Quietos. Lo que dijo la OMS ha sido gravemente tergiversado por los medios, como es relativamente habitual. Lo que la OMS dijo en aquella nota, citada por El Pais, fue, en resumen:

Nota 193 de junio de 2011:
«Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud. (…) Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud. Además, tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes»
Podéis leer la nota entera, si gustáis. No llega a afirmar rotundamente que no existan efectos, pero sí que deja claro que no existe evidencia alguna que demuestre que sea así.

Acabará...

0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.