frases

jueves, 14 de marzo de 2013

Cota de malla de plata (y IV)

Continuación y final de «Cota de malla de plata (III)»



«Tu cuerpo se vuelve extremadamente sensible y notas las ondas que desprende cualquier cosa que lleve un enchufe»

Esta afirmación, para terminar con el aspecto crítico, es la más fácil de desmontar de todas. Y la verdad es que me encantaría realizar el experimento con las personas que afirman esto.

El experimento que se me ocurre es muy sencillo. Se mete a la persona en el interior de una habitación forrada en plomo con un enchufe, y un router wifi —para ponérselo más fácil, pues no solo es una cosa que lleva enchufe, sino que también es algo que emite ondas de esas tan malas—. Y desde fuera el cable que lleva a ese enchufe se asocia a un interruptor. De este modo, el router wifi que está enchufado dentro de la habitación de plomo se encenderá o apagará en función del estado del interruptor, que se controla desde fuera. Al ser una habitación de plomo, no existirán ondas electromagnéticas que interfieran el experimento —estamos en una jaula de Faraday— de modo que lo único que emitirá ondas electromagnéticas en el interior será el cableado, la circuitería del wifi, y las emisiones de radio del propio router.

El router, para evitar que se vean sus luces, se introduce dentro de una caja de cartón opaca. Esto no va a frenar las ondas. Dado que actualmente son silenciosos, tampoco habrá opción de adivinar si está encendido o apagado por el sonido.

Ahora pasamos a hacer la prueba. Cada 20 segundos se le preguntará a la persona si está el wifi encendido o apagado, y ésta tendrá 10 segundos para contestar. Desde fuera, y desde el momento de empezar la pregunta, se anotará si el interruptor está encendido o apagado, y se mantendrá en este estado hasta que la pregunta sea respondida. De este modo, se harán 20 ciclos de pregunta-respuesta, en cada uno de los cuales el router puede estar "on" u "off".

Luego, el asunto es contar el número de veces que ha acertado. Si realmente la persona es capaz de notar las ondas electromagnéticas «de cualquier cosa que lleve un enchufe», entonces no cabe duda de que acertaría todas las veces… podríamos darle un margen de error de, cuánto, ¿un 10%?. Sin embargo, si acierta aproximadamente un 50% de las veces, y otro tanto las falla, podemos deducir que ha respondido al azar, y que por tanto carece de la capacidad que menciona.

De todos modos, no se conoce ningún órgano capaz de detectar estas ondas electromagnéticas en el ser humano —al contrario que en otras especies animales—, de modo que sin hacer el estudio, podemos deducir con una probabilidad muy alta de acierto, cuál sería el resultado.

Una cosa más

Logotipo y encabezado del sitio "Escuela sin wifi"
Muchas voces se alzan contra la tecnología de lo inalámbrico. Colectivos anti-antenas que rechazan la colocación de las mismas —y me pregunto cuántos de ellos habrán tirado su teléfono móvil al punto-limpio—, gente que rechaza la existencia de wifi en las escuelas —entre los cuales, me pregunto cuántos de ellos se comunicarán mediante el WhatsApp o el correo electrónico—, o personas que deciden vivir en casas con las paredes forradas de papel albal, y van por la calle con una túnica de cota de malla de plata, para formar una jaula de Faraday… sin conocer el fundamento completo de dicha jaula, que debe cubrir completamente al sujeto. ¿Qué pasa con las mangas de la túnica? ¿Y con el bajo de la misma, abierta a los pies?

Llevando una jaula de Faraday
aunque de forma poco efectiva.
Fuente: ABC
Y supongo que todas esas personas no usarán bluetooth ni dispositivos infrarrojos, no usarán el mando a distancia, de hecho, no verán la televisión ni escucharán la radio. No tendrán ordenadores, neveras, tostadoras, ni demás aparatos que funcionen con electricidad —pues la mera conducción eléctrica genera un campo electromagnético—. ¿Verdad? ¿Por qué motivo las alarmas han despertado ahora y no con la aparición de la radio en tiempos de Tesla?

Pero todas esas personas están olvidando una cosa muy importante. Y es la fuente de radiación más importante: el sol. El sol nos baña constantemente con todo tipo de radiaciones. Recibimos, aunque algo atenuadas por efecto del ozono, radiaciones de tipo ultravioleta. Recibimos grandes dosis de radiación visible, infrarroja, microondas y ondas de radio del astro rey. Llevamos recibiéndolas desde que nacimos como especie, y el planeta las lleva recibiendo desde que nació como planeta. El sol lleva cinco mil millones de años emitiendo radiación, y lo que le queda. También recibimos radiación de fondo. Si estas personas que van con su cota de malla de plata, viajan al fondo de un valle perdido donde no hay cobertura móvil, donde no se recibe ninguna emisora de radio, donde no llega ninguna red wifi y donde el cable de alta tensión más cercano esté a varios kilómetros… ¿sigue con su cota de malla de plata? Debería, ya que seguirá recibiendo cantidades importantes de radiaciones electromagnéticas procedentes del sol.

0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.