frases

martes, 20 de mayo de 2014

Cicindela campestris descargando electricidad: #EEVwifi (segunda parte)

Continuación de la primera parte.

Lipoatrofia semicircular

El programa continua buscando cómo reconocer un «edificio enfermo (sic.)» (5:35). Son edificios en los que «no se puede abrir las ventanas, está muy electrificado, tiene deficiencias de ventilación»... No sé muy bien qué tiene que ver esos fallos arquitectónicos con las ondas EM. 

Empiezan a hablar de un edificio que tiene una fachada hermética, que causa ausencia de ventilación (¿no tendrá un sistema de ventilación propio que funcione como sustituto de las ventanas?) o que tiene compuestos tóxicos (me encantaría que los mencionara, pero no lo hace). Pero vamos, que son temas que no tienen nada que ver con el tema que estamos hablando (¿están intentando también meter una cuña de quimiofobia?).

Vale. Hay un transformador eléctrico. Genera campos EM. Y contaminación EM del wifi, los teléfonos, la iluminación... que según «la normativa española no son ilegales pero que está demostrado que son peligrosos para la salud». ¿Pero alguien tiene algún estudio que acredite dicha demostración? Ya hemos visto la opinión de la OMS en función a todos los estudios científicos publicados hasta la fecha. ¿Disponéis de algún nuevo estudio científico, aun no estudiado por la OMS, que demuestre vuestra postura y, ya de paso, que acierte a demostrar dónde todos los demás artículos científicos han errado? Estaríamos todos encantados de que los aportaras.

Lipoatrofia en una pierna.
El video continua hablando de la lipoatrofia semicircular, que por lo visto, surgió de forma frecuente en las proximidades del edificio ese. De base se me ocurren muchos motivos por los cuales un problema de salud puede tener una zona como foco; la más evidente sería una intoxicación. Recordemos que nos ha dicho que el edificio tiene una fuente de productos químicos peligrosos en las proximidades. ¿Alguno de esos productos es volátil o entra en contacto con la gente por otras vías? 

En cuanto empiezas a buscar información científica veraz y verificable sobre la lipoatrofia semicircular, encuentras la solución. Es una enfermedad benigna y reversible que tiene como causantes principales la baja humedad relativa (¿causada por una mala ventilación?), probablemente las descargas electrostáticas (que son cargas de electricidad estática que se acumula en muebles de metal sin toma de tierra, que se descargan por contacto, y que no son campos EM) y hábitos posturales que causen microtraumas repetitivos en puntos localizados. Pero no. En el video nos dicen que esto es «una prueba visible y palpable de que los campos EM afectan a la salud de las personas» (tal y como defendían hace años algunos padres de los alumnos del colegio García Quintana de Valladolid), aunque en realidad no exista ninguna relación causal entre la enfermedad y los campos EM (como, se demostró, tampoco la había en el citado colegio pucelano). 

Entrevistador: «¿Y eso se cura?»
Alarmista: «Nadie conoce un tratamiento para la lipotrofia, pero cuando uno se va del edificio enfermo en semanas o meses desaparece el problema»

Resulta que yo sí conozco la cura de la lipoatrofia. Solo tienes que buscar. Es simple. Basta con eliminar esas pequeñas descargas de electricidad estática, corregir los problemas posturales (para reducir esos microtraumas repetitivos) y mejorar la humedad ambiental.

Todo eso se consigue si te vas del edificio, obviamente. También se puede conseguir corrigiendo algunas cositas del propio edificio, como cambiar el metal de las mesas por otro material o que las mesas tengan contacto de tierra, proporcionar sistemas de mejora en la postura (mejores sillas o reposapiés) y mejorar los sistemas de ventilación. Vamos, llamáme loco.

Bueno. El programa sigue dando bombo al tema de la lipoatrofia semicircular, entrevistando a una madre cuyo hijo tuvo esos síntomas.

9:33 Entrevistador: «¿Y cómo es vuestra vida cotidiana debido a la enfermedad de vuestro hijo?»
Madre: «Bueno, evidentemente es una vida muy ecológica, muy sana, nada de químicos en casa, a la hora de limpiar evidentemente todo tiene que ser "eco"...»
E: «¿Y las comidas?»
M: «Ecológicas»
¿Qué tienen que ver los epidídimos con ingerir Triticum aestivum?

En primer lugar equiparan «ecológico» con «sano», aun cuando no solo los alimentos ecológicos tienen muy pocos sistemas de seguridad alimentaria, sino que además las últimas alertas alimentarias producidas han tenido el origen en alimentos con certificación ecológica, como bien menciona J.M. Mulet en Tomates con Genes.

Un par de químicos.
Además, nos dicen que «nada de químicos en casa», y es que yo no sé qué tiene esta gente en contra de los pobres señores que se dedican a estudiar la química. No he podido evitar imaginarme a la señora esta amenazando a gritos con el cuchillo jamonero a esos cuatro señores con bata y matraces que han intentado entrar en su cocina para que se vayan de su casa —y hablo de su cocina porque es, al fin y al cabo, lo más parecido a un laboratorio de química que hay en una casa—. "¡En esta casa no podéis entrar, nada de químicos en casa!" gritaría la señora en esa imagen mental mía.
E: «Y respecto a las ondas EM en casa, el wifi, el...»
M: «Nada. Nada. En casa no hay wifi. Lo tenemos todo por cable. (...)»
¿Y televisión? ¿Y ordenador? ¿Tenéis teléfono en casa? ¿Y frigorífico? ¿Y horno microondas?... Todos esos aparatos emiten ondas electromagnéticas. ¿Y las bombillas? La luz de las bombillas también son ondas electromagnéticas, y millones de veces más energéticas que un simple wifi.

Diré más. ¿Tenéis cables?

De todos modos, lo de los cables y las bombillas me lo reservo para cuando tenga más relevancia.
M: «Evan solo puede llevar algodón (...) albornoces de lino, todo natural»
 ¿Por qué? ¿Porque lo natural es bueno? ¿Como la malaria? La malaria es muy natural. La cicuta también es natural. Y un meteorito. Qué penita me va a dar cuando descubra que todo ese algodón natural que compra para su hijo es en realidad tan transgénico como los billetes que usa para pagarlo.

La quimiófoba y tecnófoba ecomadre continua con su charla. Os dejo las demás tonterías a vosotros, lectores, (atentos a la «electricidad electromagnética») pero concluiré este capítulo con una frase que ella dice, que viene de perlas para el siguiente episodio.
M: «Evan no puede llevar zapatos que sean de goma, porque entonces no descarga.»

De paseo por la playa

Una playa en Pensacola, Florida
(imagen de la película Contact)
El «reportaje» da un salto, y nos muestran a una señora que empieza a bombardearnos con información. Consejos para que las Ondas del Mal nos afecten menos, y cosas así. 

11:50: «¿Nadie te ha explicado que [un inalámbrico] emite tres veces más radiación que una antena de telefonía móvil?»

Resulta que yo aquí tengo un teléfono inalámbrico. Emite 250mW. Que es igual a 0,25W. Una antena de telefonía móvil suele emitir unos 10W. Que es 40 veces más. Una bombilla incandescente media, por poner un ejemplo, emite entre 20 y 100W, en una frecuencia millones de veces más energética que las ondas de radio. Claro que luego hay que calcular el cuadrado de la distancia para ponerlo como denominador y... ese es otro tema.

El caso es que esta profesora necesita caminar por la playa, porque «así descarga la electricidad que acumula desde que le afectó» la enfermedad del capítulo anterior. El caso es que ella nos dice que esta enfermedad aparece cuando la electricidad que tu acumulas se descarga por un punto; lo mismo pero al revés de lo que decíamos antes: la electricidad estática acumulada en la mesa se descarga sobre tu organismo porque actúas como una toma de tierra. El caso es que a partir de dar la vuelta a un problema, obtienen como solución caminar por la playa. ¿Nadie más cree que todo esto es cada vez más absurdo?

La señora continua con los síntomas asociados. A saber:
«dolor de cabeza que curiosamente no tenía los domingos (...) luego apareció el insomnio»
Suena a excusa barata. Aunque tal vez tenga que ver con el estrés, o con una falsa percepción de riesgo fundada en un nocebo causado por un alarmismo social que está a su vez sostenido en afirmaciones carentes de validez científica.

«Resulta que los síntomas por separados los tienes que juntar y se llama "electrohipersensibilidad"(sic.).»

De esto hablaremos un poco más adelante, por el bien de la organización del artículo.

El caso es que vuelve al tema de los edificios de antes. Y resulta que estos dos edificios ya son seguros tras hacer algunas reformas. ¿Acaso ya no hay ondas electromagnéticas? No. Nada de eso. Nos muestran en las imágenes (13:35) algunas de las mejoras del edificio, que son poner tomas de tierra en las patas de las mesas de metal para evitar que se carguen de electrostática. ¡Coño! ¡justo lo que yo propuse al principio! Además, este señor al que ahora mismo entrevistan nos dice que el problema estaba en la instalación eléctrica —supongo que estaba montada de una forma que favorecía la acumulación de electricidad estática en los muebles de metal, generando esos calambrazos— y en la humedad relativa del ambiente. ¡Joder! Pensaba que este programa iba sobre ondas EM. Ellos mismos han reconocido, sin saberlo, que los campos EM no tienen nada que ver con esa enfermedad.

El señor este nos reconoce en 14:00 que las ondas EM «no eran el factor principal»... aunque luego vuelve a hablar de electrosensibles. Vaya. Parece que todo el capítulo anterior ha quedado descartado como argumento, definitivamente.

Y el cacao que tiene la madre del pobre Evan en la cabeza es minino. Esa mujer debería volver al instituto. A mi el chiquillo me da mucha pena.

¿Qué? Sí. Electrohipersensibilidad. Vale, vale, ya llego a ese capítulo.

Continúa en la tercera parte.

0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.