frases

viernes, 24 de mayo de 2013

De químicos y tóxicos y demás estupideces

Hola a todos.

Llevo bastante sin actualizar, ya, ya lo sé. El motivo es bien sencillo. He conseguido trabajo. Es algo genial, algo que llevaba tiempo esperando, pero por otro lado, se convierte en un freno de cara al blog y al asunto de la divulgación tanto por este medio como por revistas, ya que no saco tiempo para dedicarme a ello, y al fin y al cabo, de momento, la divulgación no me da de comer.

Pero bueno. Hoy voy a sacar un poco de tiempo para comentar una cuestión que últimamente me saca de quicio. Y es el uso incorrecto que se da a determinados términos.

Los transgénicos...

Es muy habitual que últimamente se hable de los transgénicos. Sin necesidad de hacer una búsqueda muy profunda nos encontramos con titulares como…

Para empezar, muchos confunden organismos transgénicos con organismos genéticamente modificados (OGM), y ni todos los organismos transgénicos son OGM, ni todos los OGM son organismos transgénicos. Me explico. La transgénesis es un proceso según el cual, un gen pasa de un organismo a otro de otra especie. Obvio que eso puede hacerse en un laboratorio mediante técnicas de  manipulación genética, pero también puede suceder de forma natural. Tampoco es la única forma de manipular genes. Seleccionar artificialmente dos ejemplares que responden adecuadamente a una serie de características descartando los que no lo hacen, es artificializar el proceso evolutivo hacia variedades no silvestres. Las variedades domésticas, tanto de animales como de plantas, también están genéticamente modificadas. En nada se parece el tomate, el maíz o el plátano que nos comemos de su variedad silvestre original. No son organismos transgénicos, porque no han sufrido una transgénesis, pero sí son OGM sensu stricto.
Pero ese no es el tema que quería tratar.
Ni tampoco la innecesaria y gratuita polémica que gira en torno a los organismos transgénicos. 
No.

El asunto… lo resolveré al final.

Los tóxicos y los químicos

Es otro tema del que últimamente se habla mucho. De los tóxicos. Hoy en día hay tóxicos por todos los lados. Los herbicidas, los pesticidas, los insecticidas, y cualquier otra cosa que termine en "-cida"…
Poco importa que se repita lo de siempre: que lo tóxico viene dado por la dosis y no por la sustancia. Da igual. Los tóxicos son tóxicos, y son malos. Por supuesto, éstos vienen de la mano con los químicos. ¿Quién no habla hoy de los químicos?
Así también encontramos titulares…
Bueno.

Vamos al análisis en cuestión.

Los adjetivos

Damas y caballeros, y sobre todo señores periodistas que escribís tan ocurrentes titulares. Deben ustedes saber que las palabras "transgénico" y "tóxico" son adjetivos. Es decir, son calificativos de un sustantivo al que acompañan.

Un animal transgénico, una planta transgénica o un organismo transgénico sí. Un transgénico no. No es el debate sobre los transgénicos, sino el debate sobre los organismos transgénicos. No puedes estar a favor o en contra de los transgénicos, sino que estarás a favor o en contra del uso de organismos transgénicos.

Ocurre lo mismo con las sustancias o los productos tóxicos. No es correcto hablar de un tóxico, sino de un producto tóxico.

Con los químicos se vuelve más gracioso. Y es que la palabra "químico" es un sustantivo cuando se refiere a la persona que estudia y desarrolla las ciencias químicas. De modo que cuando hablan de una señora que cae a un poco con químicos, está diciendo que en el fondo del pozo había unos cuantos señores con bata blanca estudiando las propiedades del antimonio (por ponernos en plan humorístico), y cuando hablan sobre si los rebeldes usan o no químicos, están diciendo que si hay o no unos rebeldes que sacan a cuantos empleados de sus laboratorios para pegar unos cuantos golpes con sus probetas y matraces.

Lo correcto en esos casos es utilizar "químico" como adjetivo, que es aquello que hace referencia a la química. El pozo estaba lleno de productos químicos, y los rebeldes usarían (o no) armas químicas.


Y punto.


0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.

Ten siempre en cuenta que en esta casa se siguen unas normas básicas del debate. Si no cumples con esas normas se considerará que no estás debatiendo y serás tratado como un troll.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.