frases

jueves, 13 de enero de 2011

Oceanos salados

Leyendo artículos sobre creacionismo, he desembocado en un claro ejemplo de utilización de la ignorancia para defender un dogma que no adquiere ni la categoría de pseudociencia.


El asunto es que me he encontrado con la siguiente frase en creacionismo.net...


  • La sal se entra en el mar mucho más rápido de lo que sale. El mar no está lo suficientemente salado como para que este proceso haya estado ocurriendo durante millones de años. Aunque le concedamos unas suposiciones generosas a los evolucionistas, el mar no puede tener más de 62 millones de años; lo cual es mucho menos que los millardos de años que le dan los evolucionistas. De nuevo, esto sería la edad máxima, no la real.
Supongo que te estarás basando en el artículo de la página Antesdelfin.com
Ya he discutido con los de estas páginas en otras ocasiones. Hoy hablemos del mar.


A primera vista, parece lógico pensar que los océanos acumulen más sal de la que liberan.


El primer punto nos indica que el oceano solo pierde material por evaporación, y las sales no se evaporan. El agua vuelve  por los rios, cargada de sales, y se depositan en el océano. Resultado, el océano se vuelve más salado.


Por lo visto, 
Austin y Humpreys calcularon que 457 millones de toneladas de sodio llegan al mar cada año.
 No me he puesto a calcular el dato yo mismo... pero me vale. Esta entrada, junto con la casi insignificante entrada de sales por parte de aguas subterraneas, y la eventual entrada de sales volcánicas, es la entrada total de sales que se producen al océano.


Quedarnos en ese punto es un error. La sal sale de los océanos. ¿A qué ritmo?... pues veamos...


Los señores de antes del fin me han facilitado un par de datos. ¿Nos podemos fiar?... de nuevo, no voy a entrar a comprobarlo...


Austin y Humpreys calcularon que 122 millones de toneladas de sodio dejan el mar cada año


Vale... ¿Y cuáles son las vías de salida que estos dos señores estudiaron? leamos...


  • (...) a la brisa marina (...)
  • (...) intercambio de iones (...)
¿Ya está? ¿Esa es toda vuestra salida de iones del agua de mar?... mi cabeza se mueve en una negativa mientras chasqueo la lengua...


 Veamos. ¿Sabéis lo que es una tormenta? Las tormentas arrastran la espuma marina de las olas (que son formaciones coloidales que tienden a retener grandes cantidades de sales) y la precipitan tierra adentro. Esto hace que a veces la lluvia de una tormenta pueda estar incluso ligeramente salada. Y hay lugares en el mundo donde hay tormentas a diario. Estas sales precipitan a tierra con la lluvia. Si caen al río directamente, probablemente regresen. Pero en tierra, serán retenidas por el suelo, por la vegetación...


Por otro lado, estáis dando poca importancia a la precipitación. Habáis brevemente del intercambio de iones. Pero todos los procesos de floculación, o formación de sales complejas, no solubles, no los habéis tomado en cuenta. Y cuando se produce una sal compleja, los iones quedan retenidos en un precipitado que cae al sedimento, pasa a formar parte del suelo. Y es retirado del agua.


Por otro lado, muchas otras sustancias son absorbidas por las células de los organismos marinos, por lo que los seres vivos también hacen su trabajo y despejan un poco la salinidad.


Además, el mar no es estable. Se forman y se destruyen lenguas de tierra constante, aunque lentamente. En un momento, una porción de mar puede quedar retenida en tierra. Al cerrarse del resto del océano y perder la capacidad de regulación que el gran volumen de agua nos proporciona, quedará a merced de la climatología local. Y se convertirá en un lago salado como el mar Muerto o el Caspio. Su agua terminará evaporándose, e irá acumulando en gran medida una enorme cantidad de sales que de otro modo hubieran ido al océano. Resultado: en un espacio muy pequeño en relacion al tamaño del gran océano, se ha acumulado y retenido en el suelo una cantidad de sal tan inmensa como puede ser la que podemos encontrar en el desierto salado de Chott el Djerid en Túnez.


Tampoco han tenido en cuenta las variaciones del nivel del mar. Cuando se produce una glaciación, grandes cantidades de agua destilada, congelada se acumula en los polos; la cantidad de sal aumenta. Cuando ese hielo sin sal se derrite, diluye la sal presente en los océanos.
...
La conclusión que ellos extraen es que...
Concediendo las suposiciones más generosas a los evolucionistas, Austin y Humpreys calcularon que el océano debe tener menos de 62 millones de años.
... 
Y ahí han cometido otro error de ignorancia. No solo han realizado unos cálculos incorrectos, ya que no han estimado tormentas, precipitación salina, aislamientos de lagunas, o acción de los glaciares. Sino que han presupuesto arrogantemente que todos los datos que ellos han obtenido se han mantenido estables durante toda la historia.


Pero vale. Es posible que ACTUALMENTE el nivel de sal esté en aumento. ¿Y qué?


Sin embargo, hubo períodos de mucho calor y sequía como el triásico, donde la precipitación salina, la acción de los seres vivos y la actividad geológica (factores que eliminan sal) se mantenían presentes como hoy (o incluso más, la riqueza de seres vivos del Pantalassa en el triásico nada tenía que envidiar a la de hoy en día), mientras que las lluvias, y por tanto los aportes de sales por escorrentía eran mínimos, y e muchos casos de Pangea, daban a mares interiores. Eso probablemente provocaría justo lo contrario: que el mar estuviera perdiendo sales.


Y por otro lado, es lógico que actualmente la cantidad de sal sea mucho mayor a la de los últimos períodos del Terciario y del Mesozoico. Recordemos que desde hace un rato (unos pocos millones de años para acá) ha sido la única vez que ha habido casquete polar en el hemisferio norte (que es todo agua dulce, recordemos), y la cantidad de agua que hay congelada en la Antártida nada envidia a las glaciaciones Paleozoicas y Precámbricas. Si todo ese agua dulce se derritiera, además de la considerable subida del nivel del mar, la cantidad de sal del mar (a nivel relativo, ya que lo estás diluyendo) caería bruscamente. Además el mar invadiría grandes extensiones de tierra (por el ascenso del nivel) que podrían después quedar más fácilmente aisladas por sedimentación, creando nuevos "mares Muertos" primero, y nuevos "Chott el Djerid" después.


Eso sí. Mira qué curioso. Han calculado una "edad máxima" de 62 Millones de años... voy a aventurarme a una pequeña hipótesis que lanzo desde aquí...


Voy a hacerles caso.
Voy a presuponer que el mar inicial debería tener sal. Evidentemente, menos sal de la que tiene ahora, porque, según ellos, la cantidad de sal está en aumento.
De modo, que el mundo no puede tener ni siquiera esos 62 millones de años.
Supongamos que esa cantidad de sal que tuviera fuera la mitad. La mitad de sal de la que tiene ahora.
Según sus imprecisos cálculos, eso daría una edad de 31 millones de años a nuestros océanos, como máximo.
Y es curioso, porque eso es más o menos después de que empezaran las glaciaciones Terciarias, hace 37 millones de años...
Glaciaciones que, al congelarse agua pero no retener la sal, y bajar en nivel del agua, aumenta la salinidad.
De modo que, en los periodos glaciares, la salinidad aumenta.
De modo que, como en los últimos 37 millones de años, ha habido glaciaciones, la salinidad ha ido en aumento. Porque hace 37 millones de años aún no había casquetes polares, y ahora sí.


De hecho, eso nos hace suponer que, durante los periodos verdaderamente glaciares, la salinidad es mayor, y en los interglaciares disminuye un poco.


Ahora estamos en una interglaciar. Así que, el agua ha estado más salada hace unos 10.000 años. Es lógico.




La conclusión: La proporcion salina del mar es un valor variable que depende de factores químicos (intercambio de iones, floculaciones, precipitación salina,...), fisico-atmosféricos (tormentas, brisas marinas, escorrentía continental, glaciares,...), físico-geológicos (movimientos tectónicos, vulcanismo, formaciones de diques naturales y lagunas interiores, lagos salados,...), y biológicos (actividad de los seres vivos), que da dos resultados:

  • Un proceso de tamponamiento y autorregulación que mantiene la estabilidad a escala temporal baja
  • Y a la capacidad de cambiar, fluctuar y variar a lo largo de una escala temporal geológica, en función de los cambios climáticos, biológicos y geológicos.

0 contribuciones:

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. Considero que el anonimato busca proteger la libertad de expresión de quienes se verían amenazados si se supiera su identidad, y fuera de ese contexto, carece de sentido.

Sé respetuoso con la gente que aquí escribe. Actitudes agresivas e insultantes serán eliminadas. Luego no me vengas diciendo que censuro.


Códigos para comentarios:
Negrita: <b> Tu texto </b>
Cursiva: <i> Tu texto </i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com"> Texto explicativo </a>
Gracias por comentar.